Hola Diabéticos Acelerados


Hola Diabeticos acelerados!! Este finde he celebrado mi 15º diabeticumple por todo lo alto!! Tras volver de vivir en Ecuador durante 8 meses trepando por selvas y volcanes, hacer un viaje en furgoneta por España y surfear en Santander, me han llevado a escalar esta Vía Ferrata en Burgos… Toda una experiencia 100% recomendable, eso si, no os olvidéis de llevar un buen puñado de azucarillos, que ahí arriba nadie puede salir corriendo para salvarnos!!
Os dejo alguna fotillo para animar a vuestros peques mostrándoles que podemos hacer TODO lo que nos PROPONGAMOS!!
Un saludo para todos y buenas y dulces noches!!
Natalia

Publicado en Convivir con la Betty | Deja un comentario

Seguimos viviendo nuestra vida loca a pesar de la Diabetes.


Bueno, pues nada en unas horas de vuelta a la rutina…, como aquí era festivo no empiezan el cole hasta el martes, y espero el inicio de curso con optimismo… hemos pasado nuestro primer verano desde el debut (estamos a punto de hacer 11 meses…) y solo puedo asegurar que hemos superado todas nuestras expectativas, como cualquier padre después de un debut vive el futuro con inseguridad y miedo, debo decir que a principio de verano estaba cagadita de miedo pensaba que nuestra manera de viajar y vivir iba a cambiar drásticamente pero poco a poco y con ayuda de este grupo, he podido reconciliarme con la diabetes, ya ha principio de verano empezamos a improvisar, que alguien proponía cenar por ahí pues nos apuntábamos, (cabe decir que la mochila con todo lo necesario la llevamos a cuesta por lo que pueda pasar… jejejej) después montamos una gran ruta por el norte de España, donde hemos realizado más de 3500km en coche, donde hemos conocido a gente maravillosa de este grupo, donde no hemos pasado más de dos días en el mismo hostal o hotel, donde hemos improvisado comidas aunque fuera un pan con embutido en la habitación del hostal y hemos sobrevivido a la diabetes, donde se ha cansado de comer helados, alguna chucheria para remontar hipos, etc y por si fuera poco a la vuelta teníamos unos amigos esperándonos para camperizar nuestro coche e irnos a la aventura! Y que os puedo decir… que también lo hemos hecho! que Ariadna ha disfrutado un montón, que si que hemos perdido 4 sensores este verano y que lo hemos terminado a capilares 😂😂 pero eso nos ha enseñado a superar nuestros miedos y a seguir viviendo porque la diabetes puede ser una enfermadad crónica pero eso no impide vivir una vida plena! Solo quiero decirle a los padres que acaban de debutar que se puede… que no perdáis nunca la esperanza y que viváis con optimismo, que al final vuestros hijos deben vivir y ser felices a pensar de lo que les venga… y vosotros sois su principal ejemplo! Así que esperamos el curso nuevo con optimismo porque creo que si se puede!!!! Feliz vuelta a la rutina a todos!
Y por último y no menos importante deseo agradecer a las administradoras del grupo y a mis mamis toda la ayuda recibida en estos meses, quizás sin vosotras yo no estaría ahora como estoy, gracias, gracias y gracias ❤️

Publicado en Convivir con la Betty | Deja un comentario

INSISTO, A VECES SOY DIABÉTICO

INSISTO, A VECES SOY DIABÉTICO

Cuando digo que a veces soy diabético, no lo digo solo desde el punto de vista personal y sarcástico que en ocasiones me caracteriza; lo digo también por la consideración que de mí tiene el Gobierno que me “ampara”, pues resulta que para este último también lo soy a veces (diabético, digo) y a veces no, dependiendo de si me toca sacar del bolsillo o meter en él.

No sé si sabrán, queridos lectores, que allá por el año 2002 un diabético estaba “obligado” (lo entrecomillo porque esto no lo he contrastado, me basta con lo que me comentaron a mí, que se acató como una ley salomónica) a renovar la licencia de conducir año por año. No mucho más tarde la extendieron a períodos de dos años para, finalmente (actualmente sería más conveniente), prorrogarla a la mitad de lo habitual, es decir, a un lustro (hablo del sustantivo, no del verbo; aunque para mí, ese logro, brilla con la misma fuerza). Creo que esta es la sexta o la séptima vez que renuevo mi licencia de conducir en quince años, pagando las correspondientes tasas administrativas, pagando las correspondientes revisiones médicas, llevando para ello los correspondientes informes médicos y, en el mejor de los casos, pagando también por la gestión de los trámites si con ello consigo ahorrar algo de tiempo (una de las cosas que me apena terriblemente perder). Hagan cálculos y verán la cara que se les pone. La mía parece que viene de fábrica. En la última renovación tuve que desembolsar la friolera de 78,50 euros. Aquí sí que soy diabético.

Cierto es que puedo entender el porqué, pero lo que no puedo entender es que, de la misma forma, no haya alguna prestación o algún tipo de ayuda que mitigue el hecho de estar “enfermo a veces” (las comillas, en este caso, indican sarcasmo, por si hay algún lector despistado). Porque también somos diabéticos cuando queremos ser policías, o guardias civiles, o militares, o bomberos, o ¡tripulantes de cabina de pasajeros!, o conductores de transportes públicos, o conductor de ambulancia, o…, o…, ¡oh! (Algunos los he puesto sin contrastar la información pero creo que no voy desencaminado, visto lo visto). Insisto, lo puedo llegar a entender. Sin embargo, me crispa bastante que, en ocasiones como esta, ser diabético implique gastar más dinero, mucho más dinero, cuando debería ser, como mínimo, igual que el resto (en el tiempo que yo llevo con la licencia de conducir, una persona no diabética habría renovado el carnet una sola vez y habría gastado, aproximadamente, 100 euros).

Lo que quiero decir elevando esta queja al cielo de los olvidos es que, y permítanme la analogía, como vaca lechera soy igual que el resto del ganado, pero a la hora de pastar ni de lejos me parezco a las asturianas; a mí siempre me dejan en el corral. Eso de los verdes prados es para las vacas “normales” (un poco más de sarcasmo).

Aquí, en España (desconozco lo que ocurre en otros países), esta enfermedad, al igual que muchas otras, nos encarece la vida. Cuanto más busco, más limitaciones encuentro (en muchos casos absurdas); lo que no encuentro NUNCA son soluciones, alternativas…

Dicen que «Dios aprieta pero no ahoga». Yo conozco a otro(s) “todopoderoso” que también hace lo mismo. Salud a los vencedores y suerte para los vencidos.

Publicado en Varios | Deja un comentario

Resumen de los últimos 20 años de la vida de Ico

Hola a tod@s, ni soy muy buena expresando sentimientos ni creo q FB sea el mejor medio para expresarlos… Hace poco, x este medio me reencontré con un buen amigo de la adolescencia del que no sabía hacía 20 años, él leyó una nota de agradecimiento q publiqué un año después del debut de mi hija, y me envió un mensaje, después de hablar mucho, me pidió q le resumiese estos 20 años…así lo hice y después de releerlo un par de veces, he decidido, aún sabiendo que es demasiado personal, publicarlo en este grupo xq creo que es posible que algunas mamás se sientan identificadas conmigo, es largo, lo sé…………………………………………………..

Pues aquí estoy, sentada delante del ordenador pensando cómo empezar a resumir en pocas líneas lo que queda de un corazón que empieza a recomponerse…De verdad quieres escucharme? En casa, en mi familia, en mi círculo de amig@s no quieren verme llorar, sólo quieren que les diga que estoy mejor y x supuesto que parezca creíble, y entonces se sienten tranquil@s, así que opto x decir todo bien y sonreír aunque la que no llega a creérselo del todo sea yo.
Si no me equivoco tú y yo nos conocimos en el 97, fue un buen verano, podría haber sido como cualquier verano de aquellos tiempos salvo que nosotros lo prolongamos con nuestras cartas.Y parece que ha durado bastante más de lo que podía imaginar, un gracias a las nuevas tecnologías!
Ese mismo año empecé el último año de carrera y conocí a——–un chico algo mayor que yo, amante del mar y de las olas que se reconciliaba con el mundo encima de su tabla de surf, un chico con una paciencia infiniiiita, necesaria para aguantarme aún a día de hoy, ese año empezamos una relación que continúa.
Y como cada persona de este mundo que busca la felicidad, yo, era feliz. Terminé la carrera y a los quince días con cero experiencia empecé a trabajar, (15 días!!! Mis hijos no se lo creerán, ni de coña), viví un tiempo en———–, adaptándome a una gran cuidad con sus atascos, sus prisas, sus madrugones para llegar a tiempo…En uno de esos contratos en el servicio de urgencias de ——— sufrí una agresión de un extranjero cegado de coca al que no le pareció bien que suturase todas sus heridas, eso unido a que vivía sola ( x favorrrrr no estaba casada, ya sabes…) y a una llamada para un contrato largo en ———decidí volverme, dejando atrás a ——-y enfrentándome a tres años de relación a distancia, sé de lo que me hablas… Y al tercer año, le dije que hacia delante o hacia atrás, cogió sus maletas, sus tablas, y regresó junto a mí…Así empecé a dar forma a un mundo, mi mundo lleno de felicidad, que en ese momento pasaba x viajar, Asia, África, EEUU…playas perdidas con olas infinitas, Pacífico, Bali, Francia…después la felicidad se me mostró en una casa enorme, pasaba x una casa de 300 metros cuadrados con jardín, y claro ¿no serías más feliz con un apartamento en la playa? Hecho! En———-donde me crié todos los veranos de mi infancia y adolescencia, un sitio mágico, hoy un recuerdo de lo que fue, aunque conserva su encanto.
Entonces nació ——-para colmar mi alegría, con sus casi 5 kilos, arrugado, y feo, hizo que me enamorase al instante, amor del puro, del bueno, del mejor, del que no voy a explicar al papá de——. Hoy convertido en un preadolescente noble, responsable, (salvo cuando falsificó mi firma a los 8 años para su profesor de música, la clavó el jodío!, ) que ya me habla de novias, loco x la música, sí sí, no sólo reggaetón, le gusta tb Queen, U2, Eminem…tienes que verlo con su guitarra a cuesta casi más grande que él, apasionado del fútbol, defensa en su equipo, amante del Barça al que durante un tiempo abandonó x tu Athletic del alma, buen estudiante, un amor!!! Y así las cosas estábamos preparados para la llegada de Inés, nuestra dulce Inés, nació en 2010, y entonces yo ya lo tenía TODO, era feliz, lo único…que no lo sabía.

Por esa época se convocó la oposición para adquirir plaza en el servicio ———de salud, tenía que estudiar, no había excusa, los primeros años sin prisa, a medida que se acercaba la fecha, (31 enero 2016),con más intensidad, tres años antes de esta fecha, no tenía tiempo para nada, los minutos que robaba al sueño ,al deporte o al ocio eran para estudiar, asqueada de la situación, y de la rutina, pero resignada, no había otra. Pasó el tiempo y sucedió así sin más, una noche me pidió un vaso de agua, la siguiente noche volvió a pedirlo y x la mañana la llevé a urgencias, al hospital donde trabajo desde hace 18 años, donde trabaja mi hermana, nefróloga, dónde en todos estos años y sin darme cuenta he formado mi segunda familia, es pequeño y nos conocemos prácticamente todos. Y en 5 minutos, 5, en los que esperas una analítica, en los que esperas a que llegue tu metro, en los que esperas que te sirvan un menú… En esos 5 minutos, mi felicidad…se esfumó. En ese momento hubiese sustituído esa casa de 300 metros con jardín, apartamento, viajes… Todo, todo x no escuchar que mi hija a sus cinco años sufría una enfermedad crónica, una enfermedad que llevaría a sus espaldas durante toda su vida. Y así, la diabetes tipo I se coló en nuestra familia, (unido a una celiaquía que diagnosticaron a sus tres años) y como no puedo explicarte lo que sentí en ese momento sin dejar de llorar, copio aquí lo que escribí de ese día…..

No soy la primera ni la última a la que un día , la vida decide, enfrentarla a uno de los peores miedos que una madre puede tener… la enfermedad incurable de un hijo, da igual de que tipo, crónica o aguda, con o sin tratamiento, investigada o sin investigación… Da igual porque en el momento en que te dicen el diagnóstico ,en tu cabeza sólo se escucha el eco de un nombre , el resto del cuerpo es puro dolor… No puede estar pasando, esto no es real, pienso que hay demasiada gente en esta habitación sin luz, creo que voy a llorar , no quiero que mi pequeña me vea así, intento huir…el pasillo de urgencias no es muy grande y trabajar desde hace 18 años en el mismo hospital hace que pueda escabullirme de miradas incómodas por la puerta de emergencias y llego allí, a mi lugar, a mi escalera sin aire.
La primera vez que me senté aquí pensé que era el peor día de mi vida, diagnóstico de osteomastoiditis a mi hijo de 2 años e ingreso, la segunda vez que me senté aquí pensé que era el peor día de mi vida, diagnóstico de apendicitis y urgente para quirófano, la tercera vez que me siento aquí es ahora, hoy no pienso que sea el peor día de mi vida, hoy pienso que ya no hay …mi vida…
Tiene doce escalones y ni siquiera es práctica para ser una entrada de emergencias, de entre todos los accesos a la entrada este apenas se usa, y aquí estoy yo llorando sin consuelo, con una pena que me presiona el pecho intentando asimilar que sólo es una diabetes… sólo es una diabetes…sólo es una diabetes…que para quién no se haya adentrado en este mundo, seré una exagerada, para quién por desgracia haya tenido que conocerlo o vivirlo no tengo que explicarle nada… Y aquí me encuentro encogida, sin aliento, intentando respirar… La gente pasa cerca, me mira con pena y dan un rodeo, mejor, no subas por aquí, esta escalera… No tiene aire.

Y así, pasamos una semana ingresadas, ella y yo, acribillándola a pinchazos, agujas, raciones de hidratos…tragándome las lágrimas cuando me preguntaba que xqué le hacía eso, explicándole, razonando con ella, y haciéndola mayor antes de tiempo. Una semana donde tuve que escuchar las mismas frases de consuelo que daba yo cuando trabajando en la ambulancia acudíamos a alguna situación dolorosa, frases que consuelan …una mierda! Así que dejé de hablar, de dormir, de comer, de estudiar, de respirar… La primera noche allí en esa habitación solas las dos mientras ella dormía, llegue al convencimiento de que ese dolor que me desgarraba el alma sólo desaparecía si abría la ventana y me dejaba caer, no digo que pensase hacerlo en serio, sólo que sabiendo lo que se me venía encima, no iba a ser fácil no sufrir.
No sé———-si has convivido de cerca o conoces esta enfermedad, desde fuera cuando yo la estudiaba o educaba a los pacientes, parecía fuerte, una enfermedad dura… Desde dentro es brutal, hay quién no me entiende porque no es una enfermedad terminal y tiene tratamiento, a estas alturas casi cansada de explicarlo, he optado sólo x hablarlo si la persona con la que estoy vale la pena y digo esto xq este año he cambiado, mi vida ha cambiado, y tanto…de entrada dejé de estudiar para esa oposición, el día que me presenté al examen (4 meses después) dejé a Inés con mi hermana y con una mini farmacia a su lado, cuatro largas horas que casi me vuelven loca, dejé en blanco todas las preguntas que hacían referencia a la diabetes, no podía terminar de leer la frase… E ironías de la vida saco un 9, un puesto 127 de 32000 solicitudes y 14000 presentados… ¿?… Lo sustituiría junto con la casa y lo demás…
Con una reducción de mi jornada laboral del 80%, vivo, vivimos pendiente de ella, la acribillo x la mañana, voy al cole a diario, no me voy hasta comprobar que está bien y no va a pasar nada, la vuelvo a acribillar, cocino x raciones, la acribillo de nuevo, me sé de memoria composiciones de alimentos, pesos, índices glucémicos, conozco su cuerpecito y como funciona mejor que a mí misma, acudo a todas sus actividades, la vigilo y la acribillo según toque, duerme a mi lado, gracias a la tecnología que me ayuda con un sensor que cada semana rutinariamente coloco con otro pinchazo al final de su espalda, viajamos a Barcelona con frecuencia, donde intento mantener contacto con los que yo considero los mejores, mejor endocrino, mejor nutricionista… Y con todo esto, x increíble que parezca Inés es feliz, no llora cuando la pinchamos, come a sus horas, lo que le decimos, acordamos con tiempo las golosinas que se va a comer en un cumple y ajusto su dosis de insulina, no llora si no puede hacer o comer algo, no llora aunque le duela y a sus seis años es capaz de decirme… Mamá no te preocupes, la diabetes no duele… A mí la diabetes me duele en el alma. Su celiaquía complica bastante las cosas.
Y no me preocupa para nada que mi vida haya cambiado, que apenas trabaje, apenas duerma, no me preocupa vivir pendiente de ella, lo que de verdad me preocupa es que ella se sienta esclava de todo este disparate, que piense que su vida es diferente de la de cualquiera de sus amigas, temo cuando crezca y la cosa se complique, más…
Pero como todo, el tiempo va normalizando la situación, y llega un momento que ya no recuerdas cómo era la vida de antes, dejas de llorar, eso o es que las lágrimas se agotan, y vives este despropósito de la mejor manera posible. Con la esperanza de que la ciencia avance, que aparezca una cura, un parche, un milagro… Yo no vivo con la esperanza, vivo con la certeza, no tiene xqué ser este año, ni siquiera esta década, pero sé que llegará, lo sé porque de otra forma no lo soportaría.

Cuando llega un momento en que no te importaría desaparecer y sientes que tocas fondo, cuando crees que la vida va hacia arriba hasta un determinado momento y sabes que lo que viene después es caída en picado, entonces te planteas cosas como si de verdad mi tía , que en todo este proceso me ha hecho tres llamadas telefónicas cumplidoras, es familia? O si es justo que un niño enferme si es quien menos lo merece. O si soy enfermera no por vocación sino porque la vida me preparaba para esto.

Sabes ——-xqué no sigo lamentándome en esa escalera sin aire de la que hablé? Porque en todo este proceso he contado con personas que me han ayudado, que han intentado consolar lo inconsolable, que me han acompañado y me han hecho mantener la cordura, ser o parecer fuerte, esas personas a las que agradecí en FB, se los debía……………………………………………….

Me atreví a publicar este laaaargo relato xq grupos como “piratas con diabetes” integrado x personas que no se conocen hacen lo que está en sus manos para ayudarse y apoyarse… gracias a tod@s x levantarnos los unos a los otros de esa escalera sin aire.
Ico

Publicado en Varios | Deja un comentario

Estamos pero no estamos!!!CGM PARA TODOS

Marzo de 2017. Balneario de Corconte. Estamos en el agua mi mujer, mi hijo Brais de 4 años y yo.

Estamos pero no estamos, y eso es porque encontramos raro al pequeño, no se comporta normal, él que está lleno de vida y le encanta el agua, en esta ocasión está apático y sólo quiere estar en el agua agarrado a uno de nosotros. Y extrañamente hemos tenido que salir 3 veces para que hiciera pis en muy poco tiempo. No se quejaba de nada hasta que llegó la noche.

Toda ella entera la pasó vomitando, bebiendo agua y haciendo pis… Y lo más raro era que hacía un ruido raro al respirar. A la mañana siguiente le llevamos al centro de salud y el médico de urgencias le diagnostica sinusitis y gran deshidratación, recetándole suero para que se bebiera cuanto antes. En un recorrido de 15 minutos se bebió 1,5l de suero glucosado.

Al llegar a casa le dejamos tumbado en el sofá para que durmiera ya que ninguno habíamos pegado ojo en toda la noche. Pasada hora y media no se había movido ni un centímetro, cosa rara en él. Decidimos despertarle porque también queriamos que comiera algo (desde la comida del día anterior no probó ni bocado), pero no fue tarea fácil. Después de un rato largo conseguimos que espabilara mas le hacíamos preguntas y nos respondía cosas raras.

Alarmados llamamos al 112 y los hechos se precipitaron: aparece rápidamente una médica de guardia y le hace diversas pruebas, y un momento antes de que llegue la ambulancia nos anuncia el horror de la hiperglucemia.

El médico de urgencias con su mal diagnóstico casi nos lo mata. Hoy en día hacemos frente con valentía a la diabetes mas tenemos miedo de si un día nos encontramos al “médico” qué puede ocurrir (violencia física no se pasa por nuestras cabezas). Igual teníamos que haberle denunciado.

Brais era un niño feliz y lo sigue siendo (chúpate esa diabetes). Nosotros no lo somos tanto pero verle a él hace que se nos olvide todo. ¡Es un valiente!

Publicado en Por qué quiero un CGM | Deja un comentario

Feliz cumpledebut princesa CGM PARA TODOS


22 de julio de 2014, amanece como cualquier día de verano en casa, pero no sé…llámalo intuición o sexto sentido…pero te he estado presintiendo desde hace unos cuantos días y no te quiero en nuestras vidas…así que VETE!!!
Abro los ojos y cuando veo que mi princesa se acerca…ufff…el corazón me empieza a latir deprisa. Está pálida y sudorosa, y noto que ha perdido peso…la acuesto a mi lado y con una vocecilla apenas audible dice: “Tengo ganas de vomitar”… Un rayo de esperanza se abre ante mí, pienso: “Será un virus de estómago”. Pero desde el baño, junto a mi niña, siento que me acechas por la espalda…VETE!!!
Consigo que se le vaya la naúsea, pero no quiere probar bocado, y eso es muy, pero que muy extraño en la princesa que tanto miras. Es por eso que decididimos ir al hospital, con la “ilusión” de que sea un mal de estómago. Miro por el retrovisor y veo la cara de mi niña que vuelve a estar demacrada y…¡espera!…¿no te había dicho que te fueras?…VETE!!!
En urgencias no tardamos ni 5 minutos en ser atendidos y le comento al pediatra mis sospechas, pero sin poder decir la palabra exacta, porque es como si se me atragantara y no pudiera pronunciarla… De pronto se acerca la enfermera a buscar a mi niña, y veo como te vas con ellas. No, por Dios, VETE!!!.
Minutos después vuelven a entrar las “tres”… ¿no me has hecho caso?, ¡te dije que te fueras!…pero algo ha cambiado, ahora eres casi palpable, ya no eres un presentimiento o una intuición…eres tú!!!…maldita seas…eres tú!!!
El pediatra me muestra el glucómetro que marca 260mg/dl, un valor “imposible” en ese cuerpito que está en ayunas…y veo, como triunfante, abrazas a mi hija…al ser más pequeño de mi casa. Por favor no, déjala a ella, VETE!!! O si no, hagamos un trato, me cambio por ella, sí?!
Pero no, ya no hay vuelta atrás…ya estás en ella. No nos va a quedar más remedio que pasar unos días en la clínica para que mi tesoro se recupere de tu intromisión, y aprender a cuidarla como ella se merece. Tenemos que empezar a “entendernos” tú (intrusa) y yo.
Poco a poco mi muñequita se recupera y aprende a hacerse los controles y a inyectarse insulina sola; tiene que saber cómo te estás comportando dentro de su cuerpo, y mientras la observo y aplaudo sus progresos, lloro a lágrima viva por dentro pensando una y otra vez: “¿Por qué a ella?”, “¿por qué no te vas?”… anda, VETE!!!
Y así han pasado los años, TRES largos e intensos años en los que, no lo voy a negar, sigo gritándote que te vayas, e incluso ella misma, mi muñequita lo dice de vez en cuando: “Que se me vaya la…diabetes”… Vale, ya lo he dicho, sí, te he llamado por tu nombre: Diabetes.
Mi hija tiene Diabetes, la elegiste como “compañera” de viaje, pero que sepas, Intrusa, que ya no tengo aquel miedo de hace tres años, ya te puedo mirar a la cara y decirte con toda la rabia (sí todavía siento mucha rabia) y entereza del mundo que nos has hecho mucho daño, muchísimo daño, pero que también nos has hecho muy fuertes. Y que sepas que ya no te tengo miedo, y estoy educando a mi niña para que tampoco lo tenga.
Tú sigue “jugando” en su glucómetro a ser una montaña rusa un día; otro, a ser una línea casi recta…mientras que mi niña seguirá aprendiendo que, aunque tú la elegiste, ella no va a tener limitaciones de ningún tipo; seguirá aprendiendo a ser feliz, por muy pesada que puedas resultar a veces; y ¿por qué no?… a seguir pensando que, no muy lejos, habrá una cura con la que, por fin, te vayas de nuestras vidas para siempre.
¡Feliz Cumpledebut, princesa

Publicado en Por qué quiero un CGM | Deja un comentario

Que la vida NO se pare por la diabetes


#cgmparatodos
#tecnologiaparatodos
#DiabetESP
Mi hija debutó en octubre de 2016 con 4 años y me hizo la siguiente pregunta ¿Mamá porqué soy diabética si yo no quiero serlo? , y no tengo respuesta. La he educado siempre dándole las explicaciones de todo e intentado siempre, siempre evitar el PORQUE SÍ y para esto no tengo otra respuesta, pues yo tampoco lo entiendo , ¿porqué es diabética?.

En el caso de los niños su diabetes la controlan sus padres y es duro y agotador y más aún si no tienen síntomas de hipoglucemia . POR ESO QUIERO UN CGM para poder volver a sonreír cuando la veo corriendo y corriendo, no estar sin quitarle ojo de encima “por si acaso”, para poder llevarla a su clase de natación y no estar pegada al cristal casi sin respirar, para poder intentar dormir una noche completa y si me despierto sea para ver a mi angelito durmiendo y no asustada para medirla …. Y no necesito cualquiera, en mi caso, como en muchos necesito un cgm que tenga alarma y que me avise., espero que esto algún día sea posible para todos.
Vega

Publicado en Convivir con la Betty, Por qué quiero un CGM | Deja un comentario

Probando, probando …

Probando, probando…

Algunos sabéis que estoy probando el medidor continúo de glucosa: Dexcom G4.

Elegí este sistema de los que existen por motivos varios, para mi es el que mejor se corresponde a lo que busco.

Porque un cgm? Bien en primer lugar porque tiene alarmas que te avisan según los criterios que desees, y en mi caso sería para evitar hipoglucemias nocturnas ya que no las noto.

También sería para mejorar mi calidad de vida, mejorar el manejo de mi diabetes, en particular en el trabajo y durante / después del deporte.

Quiero enfatizar siempre en que no soy paciente experto, debute hace algo más de 3 años, no llevo bomba de insulina y el único sistema de monitorización continúa que he probado es el free, así que será con el único que podré comparar.

El objetivo de esto es poder ayudar a decidirse a las personas que duden en lanzarse en el mundo de las cgm, porque como bien sabéis es una inversión económica importante y creo que uno no puede lanzarse a ciegas. Hay que documentarse, ver vídeos, hablar con usuarios etc…para tomar una decisión y por supuesto probarlo!

Espero que esto os ayude en algo 😊

#cgmparatodos
#tecnologiaparatodos


Publicado en Convivir con la Betty, Por qué quiero un CGM, Varios | Deja un comentario

Para que estos dedos no sigan sufriendo más

El lunes salí de casa a las 7.30 para ir a trabajar. Eric estaba a 140. Dos horas y dos o tres alarmas de enlite después, estaba a 400. Viendo la curva gracias a nightscout, le pedí a su profesora que le mirase las cetonas. 3.3. Diez minutos después,3.5. Temblé como una hoja, pero tras hablar con la enfermera decidimos gestionarlo nosotros con pauta de cetonas.

Cuando la situación estaba ya solventada y nosotros derrengados de los nervios, una alarma de madrugada nos avisó de que estaba a 230. Repetí la prueba de cetonas y estaba a 0.8, un 0.8 que costó de bajar. Fue otra noche sin dormir . La noche anterior, la de domingo a lunes el enlite pitó por dos hipos.

Claro que me duelen los deditos pero mi lema no puede ser sin pinchazos y ello por dos motivos: primero, porque raro es el día que con su variabilidad e hipos asintomáticas no usamos 10 tiras y segundo, porque lo que de verdad valoro son las alarmas que protegen a mi hijo y que han evitado que estos sustos terminen mal.

Ojalá algún día la diabetes se cure. Mientras, nuestras mejores armas para combatir son la educación y la tecnología.

Eric, a veces se me escapan las lágrimas cuando me dices con esa voz dulce ” el dedito no”. No puedo curarte ni dejar de pincharte, pero te prometo que lucharé con todas mis fuerzas para que tengas las mejores armas posibles.

#cgmparatodos
#tecnologiaparatodos

Publicado en Convivir con la Betty, Por qué quiero un CGM | Deja un comentario

Por qué Rosa María quiere un CGM

#cgmparatodos
#tecnologiaparatodos
#diabetESP
Gracias Rosa María

Publicado en Por qué quiero un CGM | Deja un comentario