Ya ha terminado todo, nuestros sueños y nuestras pesadillas.

YA HA TERMINADO TODO, nuestro sueño y nuestra pesadilla.
Recuerdo como si hubiera sido la noche de ayer, hace cuatro años, cuando Eduardo Eduardo López me preguntó dónde quería empezar de nuevo. De hecho ayer me lo volvió a preguntar, como una broma del destino… Ayer simplemente nos abrazamos, pero hace cuatro años le había dicho.. Sint Maarten!! Y allí empezamos a construir poco a poco nuestra empresa, VIVA LA VIDA N.V. . Después de cuatro años, Eduardo tenía como clientes a todos los casinos, hoteles y supermercados del lado holandés, y una pequeña tienda/restaurante, MADE IN SPAIN, en dónde más que clientes, eran nuestros amigos. Todos los productos que importaba eran españoles, pusimos España de moda, éramos una pequeña embajada en Sint Maarten! En este momento, teníamos cuatro personas trabajando con nosotros, entre ellos, mi querida Lakeitha Faith Thomas, a la que jamás olvidaré. Llegó a nosotros pidiéndonos trabajo, porque era sordomuda y nadie le daba empleo. Desde el momento en que entró, ya no la dejé salir, su bondad me cautivó. Nosotros la hacíamos feliz, pero ella mucho más a nosotros al verla entrar cada mañana con esa sonrisa que nos dedicaba de perlas blancas que resaltaban sobre su piel tan negra.
Los rumores de que Irma se acercaba, ajenos a que en 5 días lo habríamos perdido todo,empezaron un jueves mientras levantábamos la persiana de la tienda. Por la tarde, al bajarla, ya se sabía que Irma era de categoría 4. La cosa no pintaba bien, y empecé a comprar litros y litros de agua, por la comida no me preocupaba, teníamos toda la de la tienda..
Viernes 1 Septiembre: Seguimos trabajando, mientras mentalmente voy haciendo la lista de lo que podría necesitar en caso de que la cosa fuera seria de verdad..
Sábado 2: Servimos, sin saberlo, la última comida…
Por la tarde, Eduardo compra maderas y clavos, parece que estamos bien preparados.
Domingo 3: Cambiamos la rutina de ir a descubrir nuevos restaurantes, por descubrir rincones por donde pueda colarse Irma, y empezamos a tapiar ventanas.
Recibimos email de la escuela, el lunes estará cerrada, porque el profesorado tiene que preparar sus casas. Saltos de alegría de los niños…….
Lunes 4: Irma es categoría 5. Ya no hay saltos ni alegría.
Mientras Eduardo y los niños vuelven a comprar más madera para tapiar las ventanas tambien por dentro, Daniela me acompaña a comprar platos y vasos de plástico, preveemos que no tendremos agua ni electricidad en las siguientes semanas y no podré limpiar nada.
Martes 5: Para ser sincera, lo único que recuerdo de ese día, es que fueras por donde fueras, solo oias taladros, sierras y martillazos, los pelos como escarpias……
a la una de la madrugada, le envío un mensaje a Ana Albarracin Gil , despidiéndome y dándole un recado para mis padres por si desaparecíamos con Irma.
El viento empieza a ser considerable, y decidirnos intentar dormir, vestidos y con bambas por si hay que correr entre cristales, los cinco en la misma habitación. Empiezo a perder la noción del tiempo, no se si pasaron minutos u horas, pero aquella habitación parecía que iba a estallar, y bajamos a la planta de abajo, era el plan B, seguíamos con un poco de sentido del humor, supongo que y por los niños, y Eduardo les dio una contraseña, para que cuando no pudieran más, la dijeran y todo pararía. Era : “yo me bajo aquí”. jajaja! me río al recordarlo. Que suerte tuve de pasar todo esto junto a Eduardo, la persona más positiva del universo.
El plan B, no fue mucho más placentero que el anterior, ahora el ojo de Irma estaba ya casi encima nuestro, y oíamos moverse la persiana de la habitación como si fuera cartulina, pensábamos que la hundía hacia dentro enviándonos todos los cristales, la puerta de la habitación intentaba abrirse, parecía que hubieran diez personas moviendo el paño y empujando a golpes la puerta para entrar, era hora de pasar al plan Z, no había otro. Tanto preparativo de comida, agua y abanicos que Daniela nos había preparado de papel, pintaditos y cada uno con su nombre, por si llegaba ese momento, y se quedó todo fuera, tanto pensar, y no pensé en ponerlo dentro del cuarto de baño…allí dentro pasamos dos horas, sin oxígeno pero con linternas, que aunque parezca mentira, ayudan a tranquilizar.. sin necesidad de decir la contraseña, de repente todo paró, dejaron de empujar la puerta, de mover la maneta, cesó la lluvia y salió el sol. No sabíamos si había terminado todo, o estábamos en el ojo del huracán, los minutos se hacían largos, sabíamos que el ojo podía tardar en pasar unos 45 minutos, y fueron interminables para nosotros, pero los más rápidos de la vida para aquellos que tuvieron que aprovechar para irse a casa de otros amigos o familiares, porque no tenían tejado o les faltaba una pared…docenas de personas cruzaban las calles corriendo y llorando …..
Tras cuarenta taquicardicos minutos, todo volvió a empezar, el soplido del viento parecía niñas o mujeres gritando, se nos tapaban los oídos por la diferencia de presión que había entre nuestro cuarto de baño y afuera, los aparatos de aire acondicionado chocaban contra nuestra puerta, y las tejas de las casas de los vecinos de delante, rompían las ventanas que no habíamos podido cubrir desde fuera porque estaban demasiado altas hasta para una escalera. todo lo que Irma había empujado hacia la izquierda, ahora volvía sobre sí hacia la derecha, rompiendo las casas por los otros lados, o arrancando las palmeras ya definitivamente. Los coches daban vueltas de campana hasta terminar en el mar y se rompían los amarres de los barcos que habían sobrevivido a la primera mitad del huracán , haciendo que ya fueran a la deriva sobre otros barcos o haciéndoles cruzar calles y carreteras como si de coches se trataran..
Yo rezaba a la Virgen María en voz alta, mientras mi familia me seguía, sabía que Dios esa noche estaba muy solicitado, y mi Mami desde el cielo, estaría solo para mí. A pesar de todo, estaba tranquila, porque notaba su presencia y compañía.
Después de dos interminables horas más , todo terminó.
Los días posteriores, fueron de solidaridad y bandalismo, todo entremezclado. Gracias a Eva Martinez y Pepa (Liberty Enlamar), que en todo momento estuvieron en contacto con nosotros y con el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, llegó a casa una ambulancia del Hospital de SXM, (Sint Maarten), estaban buscando a Daniela! Lo bonito es como dieron con nuestra casa.. La buscaban por Laser 101, la emisora de radio de sxm, dijeron su nombre y también que éramos la única família española viviendo en el lado holandés. La solidaridad de nuestros vecinos, guiaron a la ambulancia hasta nuestra casa, y pudieron encontrar a Daniela! Gracias a Dios estaba bien, y no le faltaba insulina, que era su preocupación!
Como no había electricidad, aprovechábamos las horas de sol al máximo, haciendo incluso una barbacoa e invitando a los vecinos antes de que se nos estropeara la comida fresca de las neveras, y bebiendo cava, antes de que los saqueadores terminaran con todo nuestro stock, situado en una nave en un polígono de ColeBay. Eso fue muy fuerte, que rompan y abran persianas porque dentro hay comida y agua, y había gente que no tenia medios para prepararse como tenía que ser debido, lo entiendo, creo que todos en un caso así, sin comida y con hijos, abriríamos esa puerta, pero teníais que haber visto como dejaron la tienda IStore, no quedó ni un iphone, ni un ordenador, lo robaron todo! BluePoint, robaron ordenadores, impresoras, televisiones.. Ace Megacenter, neveras de todos los tamaños, electrodomésticos… es que lo han saqueado todo a machetazos!!! Lo primero que hizo Eduardo al ver que tenía destrozado su almacén, fue regalar el zumo a las iglesias, para que al menos los pequeñitos tuvieran algo que beber, antes de que estos desalmados lo robaran y lo vendieran por las calles al doble de su precio…
Después llegó Jose, una tormenta tropical que agradecimos al cielo, porque pudimos recoger agua para fregar las casas, porque Irma nos filtró agua salada, hasta por las cerraduras, aunque tuvieras la llave puesta. Los niños disfrutaban duchándose con el chorro de agua que caía de las canaletas de los tejados!
Nuestra zona era de las más seguras de la isla, los soldados holandeses y sus familias estaban alojados en un hotel a la entrada de nuestro vecindario, y paraban a todo el que quisiera entrar o salir de él, o sea que una preocupación menos para nosotros. Lo que si que nos preocupaba, era la gasolina,teníamos que tener suficiente para mantener el generador en marcha dos horas por la mañana y dos por la tarde, para conservar la insulina de Daniela, por lo que con una vecina, nos turnábamos los horarios y nos pasábamos la insulina de una casa a otra, para que se conservase lo más fresca posible. Carlos Lopez y Edu López disfrutaban teniendo que sacar la gasolina de mi coche con una manguerita que habíamos comprado para la ocasión.
Una tarde mientras estaba sola en casa, pues la family se había ido a bañar a la playa, entró nuestro amigo Mathieu Kempf para comprobar que estuviéramos bien, acostumbrada a verlo siempre con bañador y relajado, me entró la llorera cuando le ví en tensión, con ese traje militar , las botas, el arma.. que miedo!! al principio pensé que pasaba algo, algo más, claro,, pero no, vino a saludar y a comprobar que estuviéramos bien! Esa tarde de repente llegó la luz!!!!!!! No os podéis imaginar los saltos y gritos de alegría cuando vimos la luz!!!!!!!!!!! Realmente no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes……
La siguiente vez que vimos a Mathieu, fue una noche cuando volvíamos del aeropuerto para preguntar cuales eran los pasos a seguir para salir de alli. Llegamos a casa, y allí estaba con un coche para escoltarnos porque salía un avión en 15 minutos hacia Curaçao. cogimos los pasaportes, la insulina de la vecina, y corriendo hacia el aeropuerto. Parecía que ya salíamos, pero no. Perdimos el avión y volvimos a casa. El vecino al que le habíamos dejado las llaves de nuestra casa, se había ido a cenar a casa de unos amigos, y tardó como tres horas en volver, así que no podíamos entrar en casa.. otros vecinos nos acogieron y nos dieron de cenar, la mayoría de las cosas, era lo que nosotros les habíamos dado al irnos, una pata de jamón, lomo embuchado, queso, nuestro vinito, lo que pudimos coger de la tienda para pasar unas semanas, total que estábamos como en casa!
Al día siguiente, teníamos ordenes de estar a las 8:15am con lo que quisiéramos salvar, de cuatro años..
Llegamos al aeropuerto con Mathieu y otro coche militar, que nos escoltó hasta el avión Hercules que nos sacaría de Sint Maarten y nos llevaría a Curaçao. La mejor amiga de Daniela, estaba allí, que bien se lo pasaron durante el viaje. Espero que esa no fuera la última vez que se vean….
Pasamos una noche en Curaçao, y al día siguiente nos llamó en Consul de España en Curaçao, diciéndonos que salía un avión en una hora que provenía de Sint Maarten con el resto de españoles y que teníamos que volar inmediatamente a Santo Domingo. En el aeropuerto, no quisimos embarcar las maletas porque después teníamos que correr hacia el avión que el Ministerio del Exterior había enviado, y no podíamos perderlo, así que mientras Eduardo compraba los billetes, yo compraba bolsas de mano para llevar todo el tiempo con nosotros, y allí en medio, en el suelo del aeropuerto, pasamos la poca ropa y pertenencias de las maletas a once bolsas pequeñas…. pasamos los controles de seguridad a tiempo y salimos hacia Santo Domingo! Alli nos esperaba Carmen y tres señores más trajeados de punta en blanco, no había duda, eran nuestro enlace con España! Nos acompañaron al avión…. que emotivo fue el encuentro con nuestros amigos…Tengo que agradecer al Ministerio de Asuntos Exteriores @Exteriores.maec y a toda la tripulación, el trato que nos dieron! Bromeábamos todos, diciendo que no queríamos salir de ahí! Nosotros estábamos en una sala reservada, la sala de reuniones de Rajoy, habían solo ocho asientos, querían que Daniela estuviese bien controlada todo el viaje , y se pasó todo el tiempo sin querer dormir para aprovecharlo todo, jugando al monopoli con sus hermanos. Os prometo que el trato de la tripulación, que era militar, fue insuperable. Enviaron un medico para estar pendiente de Daniela y de una chica francesa que estaba en estado.
Cuando bajamos en Torrejón de Ardoz, bueno, allí ya nos visteis en TV, más políticos y periodistas. Nos siguen llamando de algunas cadenas de TV y de radio, a Eduardo le acaban de hacer una entrevista de la TV Rusa, espero poder encontrarla y guardarla de recuerdo.
Feliz de estar en España y ver a la familia, pero con el alma y el corazón rotos. Amábamos Sint Maarten ,a todos nuestros amigos, nuestro trabajo , la escuela de los niños y nuestra vida allí…

Susana

Esta entrada fue publicada en Varios. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *