Adriana la Doctora que todos quisiéramos tener

¡Hola Loli!
Hace ya varios días que vivo de lo más alejada de las redes sociales, pero es que mi puesta en marcha este 2017 ha sido de lo más tormentosa   . Te pido disculpas.

A pesar de que no nos conocemos, ¡te tengo completa confianza! Eres como una segunda madre para todos los “dulces y dulcineas” del mundo o al menos, así lo eres para mí 😉.

No soy mucho de compartir mis vivencias pero no sé, hoy me ha venido el impulso de escribirte. No estoy en “hipo”, tampoco en “hiper”, así que… como no hay excusas que valgan, no me voy a reprimir 😛. Creo que tengo rollo para un ratito, si te cansas, apaga 😉.

Mi redulce debut fue a los 11 años, ya casi hace 18 años. Qué rápido pasa el tiempo y… ¡qué vieja me siento! 2017 es mi último año de “tengo 20 y pico” haha.

De pequeña siempre fui una chica más bien regordita, de “poco” estudiar (por no decir NADA) y demasiado jugar. Cuando empecé 6º de primaria adelgacé de un modo preocupante. Yo estaba superfeliz, pero mi madre tenía claro que algo no iba bien…

Yo le decía “Mamá no seas pesada. Tengo hambre, como más que nunca y adelgazo, eso será la pubertad. ¡He pegado el cambio!”. Pero yo también sabía que algo no iba bien. No podía dejar de beber e… ¡ir al baño! Tenía un plan estratégico para ir del cole a mi casa ¡sin hacerme pis encima! Al salir del cole, al baño; a medio camino, a casa de una amiga; a medio camino más, otra amiga y… corriendo, corriendo a casa.

Al final terminé con una analítica. A los pocos días tenía el resultado: glicemia >300 mg/dL. Recuerdo llegar a casa y escuchar a mi madre llorando por teléfono, hablando sobre mí.
– “Mamá, ¿qué te pasa? ¿está lista mi analítica?”
– “Nada, no pasa nada. Tienes un poco de azúcar”.
– “¿Y que tendré qué hacer?”.
– “Pues algo de dieta”.
– “Pues así no llores, que me mantendré delgada y bien, no pasa nada”.
Qué equivocada estaba….

Lo siguiente fue coger el coche con mis padres e ir a un Endocrino privado. A las pocas horas estaba sentada frente a un señor de lo más serio que me empezó a hablar de cosas raras: pincharme en el dedo, jeringuillas, viales de insulina, ojo, riñón, pies. Por si no fuera poco, me puso una dieta de lo más estricta a lo diabetes tipo 2. Jamás en mi vida había pasado tanta hambre. ¡Calmaba el apetito con tiras de apio! Dios mío que mal lo pasé. Aunque sin duda quien lo pasó peor fue mi madre. Quería ayudar en todo, pero le saltaban lágrimas a cada momento. Desde el primer día me pinché la insulina y los dedos yo sola, a mi madre le temblaba el pulso…

Poco a poco me fui acostumbrado al comer poquito y pincharme y hacerme controles, pero no iba muy bien controlada y empecé a rebotarme. Un día en el ambulatorio un médico me dijo que ya podía ponerme las pilas o la cosa se iba a complicar. Mi madre, que siempre intenta arreglar las cosas, comentó que seguro que en nada saldría una cura. La respuesta del doctor fue épica: “Cuando tu estés muerta, la gente en el mundo se seguirá pinchando insulina”.

Ese día ha marcado toda mi vida. Me puse las pilas, pero no en el control de la diabetes, sino en estudiar como una loca hasta ser la empollona de la clase. Así terminé en <<Medicina>> y finalmente, en la residencia de <<Endocrinología>>. Si ese imbécil no iba a curar la diabetes, pues ya la curaría yo.
A los pocos meses del debut, terminé ingresada en el Hospital Sant Joan de Déu. Me fugaba cada noche y pegaba e insultaba a médicos, enfermería, padres, hermana…¡Qué vergüenza! Por suerte, ingresó una niña dulzona de mi misma edad y allí empezó una amistad que aún perdura. Nos ayudamos la una a la otra y fui cambiado de actitud. ¡Al fin! Espero que mis futuros hijos no sean tan peleones como yo 😉.

Ahora mismo repito en Sant Joan de Déu, pero no como paciente, no como estudiante de medicina, sino como residente de 3º año de Endocrinología de adultos que debe formarse también durante 2 meses en la parte pediátrica.

Sólo llevo 3 días allí y el torbellino de emociones que siento no me deja ni respirar. ¡Es una sensación de lo más extraña verse al otro lado de la mesa!
Antes era yo quien estaba sentada en esas pequeñas sillas de colores con una libreta llena de tachones. Bueno, ahora hay pocas libretas, la mayoría son sensores o aplicaciones móviles o glucómetros de lo más modernos. ¡Soy una yaya!
Antes era mi madre quien también estaba allí sufriendo por el resultado de la analítica, sufriendo por las palabras del endocrino, sufriendo por su hija. Jamás había llegado a valorar tanto a mi madre como hoy. Sufrió muchísimo y lo hizo sola.

Loli, el trabajo que haces con los padres y madres de dulces guerreros es DIGNO DE ADMIRACIÓN, DIGNO DE OSCAR, DIGNO DE GOYA, DIGNO DE TODAS LAS MATRÍCULAS DE HONOR Y PREMIOS QUE SE PUEDAN DAR.

Gracias por estar allí.
Gracias por evitar que mamás sufridoras como la mía y como muchas más consigan echar por lo menos 1 de sus 2 ojos por las noches.

Te admira,
Adriana 😉

Publicado en Varios | Deja un comentario

Justo hoy hace un año del debut de Paula

Justo hoy hace un año

Recuerdo aquel día en el cumple de su prima, justo hace un año, en el que me vino pidiéndo agua y se bebió la botella como si no hubiera bebido en la vida. Recuerdo esas noches en las que me pedía agua y pipi varias veces en la noche, como si llevara 13 horas sin ir al baño y a veces se le escapaba. Paula tenía solo 3 añitos pero aguantaba pipí toda la noche desde que cumplió los 2. Empecé a notar cosas extrañas pero no tenía ni idea que estos síntomas eran los síntomas de la diabetes.
Recuerdo al ir a bañarla y mirar el cuerpecito tan delgadito y con una gran barrigota muy hinchada. Yo tenía cita ya con su pediatra, para que le mandara las pruebas de celiaquia, ya que tenemos dos celiacas más en la familia y estaba un poco mosqueada con el tema. Pero al verle ese cuerpecito tan delgado con esa gran barriguita, le dije al padre: mañana la llevo por urgencias después del cole porque a la niña le pasa algo raro. Y me asuste. Mi hermana, que si sabía que esos síntomas eran de diabetes, no me dijo nada pero también me animo a que la llevara.
Su pediatra me dijo: le haremos la prueba por si es celiaca, pero lo primero una tira de orina. Rápidamente llenó el bote de un gran pipí incoloro. La enfermera se extraño y le dije que es que hacía muchísimo pipí y bebía mucha agua. Esperamos mis dos hijas y yo mientras que comprobaba la tira de orina y a la enfermera se le cambio la cara. Vino con un glucometro y le pincho en el dedo: HI
Ni el glucometro leía lo que tenía en sangre, ya que tenía más de 600 de glucosa.
Se acercó la pediatra y me dijo, os tenéis que ir al hospital, Paula es diabética tipo 1 y necesita insulina.
Siempre le estaré agradecida la rapidez de reacción y en el diagnóstico. He leído de muchas madres que sus pediatras no lo ven o no las toman en serio y los niños al final se ponen muy enfermos e ingresan en la UCI por cetoacidosis diabética.
No fue nuestro caso.
Agradeceré de por vida la empatía que tenía el doctor y el cariño con el que nos trató en todo momento (eso ayuda muchísimo) nos dijo que íbamos a salir en el libro Guiness de los récords de diagnóstico de diabetes tipo 1, ya que nos llevaría más de 4-5 días con ella.
Paula estaba bien y nosotros aprendimos mucho en muy poco tiempo.
En el hospital conocimos a gente maravillosa y niños con grandes problemas que nos hicieron ver las cosas diferentes y valorar lo que tenemos, dándonos una gran lección.
Agradecemos también enormemente la doctora que le asignaron cuando nos dieron el alta. Mucha empatía con los padres y con los niños y gracias a ella en 3 meses Paula llevaba su bomba de insulina.
También a la educadora que tanta paciencia tiene cada vez que llamamos con dudas.
Paula tuvo la mala suerte, de desarrollar diabetes tipo 1 y al poco tiempo nos confirmaron que también era celiaca.
Pero, a pesar de todo, nos consideramos muy afortunados ya que tiene el mejor tratamiento que existe y come todos los días pan sin gluten del bueno que le hace su tita.
Agradecemos también la disposición de su Profe que desde el principio estuvo volcada con ella y del colegio por su interés por aprender sobre la bomba de insulina y diabetes.
Justo ahora hace un año, pero Paula es una niña feliz y hace su vida y participa en todas las actividades.
Y nosotros felices de verla.

Rocio

Publicado en Varios | Deja un comentario

Cuando pasamos el día de Reyes en un hospital


DE CUANDO PASAMOS EL DÍA DE REYES EN UN HOSPITAl

Lunes, 4 de enero de 2016, se despierta mi hija a eso de las 8.30.
Después de dejarle, por sospechas, una botella de agua de dos litros durante la noche, por la mañana solo queda un cuarto. Le pregunto cuantas veces había ido al baño durante la noche, me contesta que 4 veces.

Buf, buf y buf.

Presiento que la cosa no va bien, algo malo, algo que no nos va a gustar.
Con información en la mano vamos camino a Gym Kelly 48 donde recibe clases de baile, antes de entrar a clase, le digo a Maru Padilla Peña (profesora) que llevo a Iko a la farmacia a hacerle una prueba de glucosa, bufffffffff.
El farmacéutico, un viejito entrañable de la farmacia del barrio, me mira con cara triste y me dice esto poniéndome en la cara un papel con la lectura: “Buff, no pases por el ambulatorio, directo al Hospital Materno Infantil (386glucemia). Ese “Buff” es como si te pegaran un martillazo seco en el cráneo y te matara.

Iko me pregunta “que pasa”, le digo que “nada”, “quiero ir a baile”, “no puedes, vamos al hospital”, “porque, yo estoy bien”, “sube al coche”…
Llegamos al Hospital Materno Infantil y le pego a la enfermera el 386 en la cara, ella tras repetir la prueba me devuelve un 410 en otra prueba de glucemia, 410 es un buff más grande aún, me mira y me dice “vamos a hacerle una prueba de acetona en sangre”, “eso que es”, “ya te lo explica el médico”, “no no, eso que es”, “pase a la sala y ya te lo explica el médico”. La prueba de acetona sale con valores correctos.

Quiero irme a mi casa pensando que es algo puntual, o de paso, pero me temo que no, que nos ha tocado la china.
Meten a Iko en una cama, le abren una via y le ponen insulina, ya se que tiene diabetes, lo sé por Gustavo Castellano o por algo que he leído por ahí de casualidad, pero no me lo quiero creer.

Estoy acojonado!!!!

Después de que enfermeras y médicos gastaran bromas a Iko y a mi preparo el otro lado del cráneo para llevarme el segundo martillazo.
Aparece en escena el Dr. Novoa, un tipo joven canario que más adelante te enteras que es una eminencia en esto de la diabetes, me remata con un 482. 🙁
“Buenos días”, “buenos días”, “¿sabes porqué Iko está aquí?”, “sí, es diabetica, ¿eso no se quita?” NO (el segundo martillazo, más seco y doloroso).
No hago nada, solo miro para el, no miro a Iko porque se que si lo hago la cago, intentas darle normalidad al asunto.

Mi ojo izquierdo empieza a lagrimear, Novoa me reconforta con frases que no entiendo, “hay astronautas diabéticos, jardineros, músicos… ella llevará una vida normal, comerá como debe comer una niño y un adulto… la educadora de diabetes se pondrá en contacto con ustedes” (me importa un huevo lo que me estás diciendo…)
Mi siguiente pregunta “¿podremos irnos hoy a casa?”, sonríe, “no, van a estar aquí de 6 a 8 días, van a tener que aprender a comer, a pincharse insulina, a como funciona el sistema del páncreas…”.
¿Páncreas?
Después de esto a Iko la preparan para subirla a una habitación a la planta 4, allí los torrentes de información son bestiales, “necesito llamar a alguien no puedo con tanto dato”.
Reconozco que el lunes quería morirme pero el martes ya no teníamos casi restos de lo que había pasado, acción-reacción. “Familiaaaaa, a partir de ahora todos tenemos diabetes!!!!!!!” y así fue…

Efectivamente, pasamos muchos días allí, Iko pudo saludar a sus majestades los Reyes Magos en persona cuando fueron al hospital.

En honor a la verdad ha pasado un año y a mi me parecen 30, por la intensidad que lo he vivido para que nada se te escape, para que todo esté lo más controlado posible, por que a las 3.00 de la madrugada que es cuando tienes que hacer la última medición de la noche le coges hasta cariño, porque te conviertes en endocrino, nutrólogo, en páncreas… porque salimos reforzados de toda esta situación y porque piensas, ya que nos tocó esto tiramos palante y se acabó.

Aprendes… que la familia lo es todo, que ser positivo te saca de muchos marrones, que los niños son más fuertes de lo que pensamos y que nos dan lecciones difíciles de olvidar, que aparecen personas por el camino que no conoces, que se preocupan y se ofrecen para ayudar, otras que te conocen de mucho tiempo y ni un whatsapp.

Os quiero.. y mi última frase: Que los Reyes Magos le traigan muchos regalos pero sobre todo, salud. 🙂

Jose Mendoza

Publicado en Varios | Deja un comentario

No me gustaría vivir con una persona con diabetes

No soportaria sus cambios de humores tras cada numero que le apareceria en su glucometro. Deberia aprender que por debajo de 60 y por encima de 200 habre de ignorarla o ser capaz de no prestar atencion a todas las sandeces que saldran por du boca. Tendria que ser capaz de ser fuerte cuando la vea temblando, sin fuerzas, tartamudeando o actuando como una persona bajo los efectos del alcool cuando en realidad se trata de una hipoglucemia. Tambien tendria que ser capaz de aguantar el tono de su voz, sus palabras y mal humor cuando tras mirarse la glucemia su glucometro emite un pitido y veo que se asoma un numero de 3 cifras… y ante cada analitica, cada cita medica, ser capaz de mentirle diciendo: «yo no me preocupo, todo saldra bien», para quitarle los miedos y reconfortarla.

No solo serian cambios de humores. La de terminos que deberia aprender, que nunca antes necesitaba usar: hipoglucemia, hiperglucemia, cetonas, glucometro, tiras, hemoglobina glicada etc… Conocer la existencia de la insulina, de sus distintos tipos, sus efectos y peculiaridades, las marcas, los nombres…el glucagon…y saber como actuar, cuando y porque. Saber de matematicas y contar hidratos, ser capaz de pincharle insulina o glucagon por si fuera necesario. Ser tremendamente paciente en el super mientras lee etiquetas de valores nutricionales para decidir si llevarse un tipo de cereal u otro. La misma paciencia en el restaurante, cuando tengo hambre, la comida esta servida y empieza a enfriarse mientras sus ojos estan perdidos en su plato intentando acertar en la cantidad de hidratos de carbono que contiene…

Sin hablar de mis habitos…deberia cambiarlos para no comer ciertas cosas delante de ella, porque aunque le de igual yo me siento culpable. Ella me cambiaria la dieta, haria todo lo posible para que coma sano, equilibrado y variado mientras que no me apetece! Intentaria convencerme que el deporte es vida cuando para mi una buena siesta es lo que me devuelve la energia.

Ya no dormiria como antes. Cada ruido, cambio de respiracion me despertaria. Cada mañana me preguntaria si se despertara.

Un sin fin de cambios. Todos los cambios que le afectaron me afectarian. Todas sus emociones serian contagiosas. Si estuviera con una persona con diabetes de tipo 1, demostraria lo que siento por ella cada dia, porque ese cambio nos demostraria lo fragiles que somos. Si estuviera con una persona con diabetes seriamos mas fuertes, estariamos mas unidas. Estar con una persona con diabetes demuestra la fuerza que puede tener nuestro amor.

Olvidemos por un momento esa persona con diabetes y pensemos en esa persona que esta a su lado. Gracias.

#DT3 #DT1

Publicado en Varios | Deja un comentario

SUPERHEROES DE NUESTRO TIEMPO EN NAVIDAD.

SUPERHEROES DE NUESTRO TIEMPO EN NAVIDAD.

La familia de Noches sin Dormir os desea que paséis una feliz navidad y un próspero 2017. Vamos a disfrutar de estos días y vamos a mantener a la diabetes a raya!!!!!

Publicado en Varios | Deja un comentario

Las caras de la diabetes

img_5935

Las caras de la diabetes

Siempre se habla de La diabetes. Sin mas. A ella se le asocian falsas creencias, mitos, derivados de historias anticuadas y mezcladas con falta de informacion. La diabetes no existe. Existen varios tipos de diabetes: tipo 1, tipo 2, LADA, gestacional… e incluso padeciendo de diabetes tipo 1 no dispongo de toda la informacion, de todo el conocimiento y aprendo cada dia.
La mayoria de las personas conocen, sin saberlo, a la diabetes tipo 2. A esa se referieren generalmente los medios, las peliculas, las personas cuando usan la palabra «diabetes». Aunque para una persona (e incluso para mi misma antes de mi debut) no tenga esto ni la menor importancia, para los que la padecemos si la tiene. Los simptomas, el diagnostico, el tratamiento, la genetica, el desarollo y mas no son los mismos segun el tipo de diabetes.
Nuestro punto en comun es que en la informacion reside su buen manejo y control, como ademas la perception y el conocimiento de nuestro entorno sobre ella.
Muchas veces tendemos a mostrar «la cara bonita» de la diabetes (uso este termino para hablar de todos los tipos de diabetes). Nos clavamos unos alfileres a los bordes de la boca para mantener la sonrisa mientras explicamos que la diabetes no es nada. Disfrazamos lagrimas de frustracion en lagrimas de emocion cuando sufrimos una hipoglucemia en publico. Adaptamos nuestro vocabulario cotidiano en palabras aptas para coeficientes intelectuales ridiculos para empatizar con todo ser ajeno a esta condicion. Evitamos usar la palabra «enfermedad» y tratamos de convencernos a traves de los demas de que no estamos enfermos. Mostramos nuestros logros, escondemos nuestra rutina.

Esos logros son insignificantes para quien no sepa lo que hay detras. Los logros parecen banales para quien no vea los intentos fallidos. Los oidos no oyen los gritos internos de auxilio ante una hipoglucemia que cuesta remontar. Los ojos no ven nuestras miradas perdidas en la preocupacion de bajar una hiperglucemia que nos impediria realizar una actividad ordinaria. Las manos no sientes nuestros temblores y sudores fruto del panico ante una prueba medica que podria traernos malas noticias. Esa palabra temida que intentamos demostrar su inexistencia cuando en realidad es una espada colgando sobre nuestra cabeza: complicaciones de la diabetes.

La diabetes tiene varias caras. Tambien los que la padecen tienen varias caras. Varias emociones.

Frustracion, tristesa, rabia, soledad, incomprension, pesimismo, violencia, felicidad, orgullo, amor, pasion, esperanza…

Todos pasamos por fases, por emociones segun las situaciones, los acontecimientos. Y ademas de esto, los que padecemos diabetes, sufrimos o vivimos esas emociones, multiplicadas, exageradas, en situaciones relacionadas con nuestra dolencia.

Frustracion ante una hipoglucemia que nos impide ir conduciendo a una cena con amigos. Agresividad ante una hipoglucemia que te impide protegerte de una situacion ante la cual te ves indefenso. Tristesa cuando una hiperglucemia te impide salir a correr con tus amigos. Pesimismo cuando surge una hipo con tu bebe en brazos. Soledad cuando una hiper te prohibe probar esa tarta que han hecho con amor para ti e insisten para que la pruebes…

Tambien nos sentimos orgullos cuando acertamos a calcular las raciones de carbohidratos y dosis de insulina en una comida de empresa. Cuando terminas una sesion de deporte con una glucemia correcta. Cuando consigues manejar un resfriado o gastroenteritis sin acudir al hospital. Felicidad cuando los resultados de la hemoglobina glicada son mejor de los esperado. Optimismo cuando una persona trata de entender tu rutina y trata de ayudar. Amistad cuando un compañero de trabajo quiere saber como actuar en caso de hipoglucemia severa. Confianza cuando sales de la consulta del oftalmologo con un papel escrito de su mano que pone: no hay signos de retinopatia diabetica.

Hay varios tipos de diabetes. Todos necesitamos informacion y conocimiento para mejorar nuestra calidad de vidad y para permitirnos ser generosos con nuestro entorno. La diabetes es una enfermedad. La diabetes es cada dia, cada hora, cada minuto. No hay ningun boton que la apague. No existe cura.

Esta vez, escribi mis pensamientos tal y como lleguaron desde mi mente a la punta de mis dedos, pensando en una persona especial. Un amigo especial por su sinceridad y le dedico estos pensamientos

Melanie

Publicado en Varios | Deja un comentario

Mi tesoro vietnamita

img_5693

Mamá, mamá..mis amigas del cole dicen que los Reyes Magos son los padres, ¿es verdaaaad?

La madre de Maria sonríe, le da un beso y le dice:
– Mira Maria… Tengo que enseñarte algo que guardo en este cajón desde hace 7 años.
Su madre saca del cajón un sobre blanco. Lo abre y le dice a Maria:
– Esta carta la recibimos en casa el día en que naciste. Es una carta escrita por los Reyes Magos y que nos piden que les hagamos tres favores. ¿Quieres que te la lea?
– ¡Sí mamá, por faaaavor!

Apreciado papá y apreciada mamá de Maria,

Somos los Reyes Magos. Sabemos que acaba de nacer Maria. Es un niña preciosa que os va a hacer muy felices a los dos. Ya sabéis que cada 6 de enero nosotros vamos en silencio a casa de todos los niños y les dejamos unos regalitos para celebrar el nacimiento del niño Jesús y para decirles lo orgullosos que estamos de ellos.

Pero a partir de ahora no podremos hacerlo porque estamos muy viejecitos y cada vez hay más y más niños en este mundo. No podemos ir a casa de todos. Además, ayer me caí del camello y me rompí el brazo (soy Melchor, un poquito torpe); Gaspar es muy lento porque camina con la ayuda de un viejo bastón y Baltasar, ¡nuestro viejecito Baltasar!, se olvida siempre de dónde tiene la lista de los regalos. Como ves, ya estamos muy mayores y necesitamos pediros tres favores muy importantes:

1er favor: Que nos ayudéis a poner los regalos a los niños. Cada padre y madre harán nuestro trabajo el día de Reyes: leerán las cartas de sus hijos y, con la misma ilusión que la nuestra, les pondrán los regalos como si fuéramos nosotros. Así todos los niños del mundo tendrán sus regalos y nosotros podremos descansar y ver, desde lo lejos, sus caritas de alegría.

2º favor: Como esto es un gran secreto, no se lo podréis decir a Maria hasta que cumpla los 7 años. Cuando tenga esta edad, ya será mayor y sabrá guardar este secreto. Los niños pequeños no deben saber que nosotros ya no podemos poner los regalos y que son los padres los que nos ayudan porque sino… ¿qué pensarán de nosotros? ¿dónde estará la mágia? El secreto se ha de decir solo a los niños responsables, a los que ya pueden entender que nosotros les queremos mucho y que por eso pedimos ayuda a sus padres, las personas que más los quieren a ellos.

3er favor: Algunos padres que nos ayudan están enfermos o no tienen dinero para comprar regalos a sus hijos. Y también hay niños que no tienen la suerte de tener dos papás. Por eso, necesitamos que vuestros hijos se conviertan “un poquito” en Reyes Magos y compartan algunos regalos con los niños que no tienen tanta suerte como ellos.

Nada más. ¿No es demasiado, verdad? Cuando Maria te pregunte por primera vez quiénes son los Reyes Magos léele esta carta. Entenderá por qué nosotros hemos confiado en vosotros para hacer nuestro trabajo: porque sois las personas que más lo queréis en el mundo y que mejor pueden ver su enorme y bondadoso corazón de perla.

Melchor, Gaspar y Baltasar

 

Publicado en Varios | Deja un comentario

Bizcocho clásico con harina integral

img_5616

Hace tiempo intenté hacer un bizcocho con harina integral y me quedó muy reseco, hoy estoy contenta con el resultado y quiero compartirlo. En cuanto a las raciones de hc son 40gr=1R

Ingredientes:
1 yogurt desnatado
4 huevos
1 tarrina de Filadelfia (250gr)
1 medida de yogurt de aceite
1 medida de yogurt de azúcar (100gr)
1 sobre de levadura Royal
225 gr. de harina integral
10 gr. edulcorante en polvo
Unas pocas nueces
(Sí preferimos poner solo azúcar entonces en lugar del edulcorante ponemos 100gr. más de azúcar y nos quedan 28’5 gr= 1R de HC)
Espero que os guste, la idea era que al llevar harina integral no hiciera pico, no puedo comprobarlo pero espero que así sea, además lleva menos azúcar que el clásico bizcocho.

Yolanda

Publicado en Recetas de cocina | Deja un comentario

GLUCOSO

img_5398
Aquí os presento a mi amigo GLUCOSO un dibujo que he diseñado para anotar los lugares dónde diariamente me pincho la insulina evitando así los desagradables inconvenientes de repetir en las mismas zonas.
Se trata de un dibujo que imprimo y mantengo colgado en la pared junto a la caja de agujas.
Cada vez que voy a pincharme escribo la fecha (Día/Mes) en la casilla correspondiente al lugar donde voy a inocularme la insulina.
En mi caso, como a veces cambio la dosis escribo también entre paréntesis las unidades que me inyecto.
Espero que os sea de ayuda tanto como lo es para mí. Saludos!!!

Un truquillo de uso:
Para facilitar la ubicación de los cuadrantes en la tripa yo suelo contarlo todo a partir del ombligo como si se tratara del portal de un edificio. Por ejemplo, una de las esquinas superiores de la tripa sería “3er piso, 4ª puerta a la derecha”, o “2º sótano, 3ª puerta a la izquierda”. Los pisos y las puertas los divido según el tamaño de los pellizcos (3 pellizcos hacia arriba, 2 pellizcos hacia la derecha …etc) 🙂 Rafael

Publicado en Varios | Deja un comentario

DIA MUNDIAL DE LA DIABETES 2016. SUPERHEROES DE NUESTRO TIEMPO

Como cada año, acudimos a la cita del 14 de noviembre para poner nuestro granito de arena particular a la hora de explicar al mundo qué es y qué supone vivir con diabetes y este año lo haremos con una mezcla explosiva de realidad y ficción.

Dice el dicho popular que la realidad siempre supera la ficción y nosotros hemos querido hacer nuestro este lema. Existen infinidad de personajes de ficción de todos tipos, formas y maneras, con multitud de poderes y superpoderes, virtudes y supervirtudes, cualidades y supercualidades y destrezas y superdestrezas. Pero son de ficción. Sólo de ficción.
No es hasta cuando entramos en el mundo real que conocemos a los superpersonajesreales, personas con diabetes del tipo que sea con superpoderes, supervirtudes, supercualidades y superdestrezas únicas y particulares, que los hacen especiales y los convierten en SUPERHEROES DE NUESTRO TIEMPO.

Play para descrubrirlos!!!!!!!

#superpersonajesreales

https://youtu.be/uyiwzJ5VCAk

No le digas a las dioses que dejo atrás un desastre,

no puedo deshacer lo ha sido hecho,

vamos a correr para ponernos a cubierto.

¿Y si soy el último héroe que queda?

mejor que dispares tu pistola

una vez y para siempre.

 

Dijo que fuera a secarme los ojos

y que viviera mi vida

como si no hubiera un mañana, hijo.

Y dile a los otros

que lo canten como un colibrí,

el himno más grandioso jamás escuchado…

 

Somos los héroes de nuestro tiempo,

pero bailamos con los demonios de nuestra cabeza.

Somos los héroes de nuestro tiempo, héroes,

pero bailamos con los demonios de nuestra cabeza.

Héroes…

 

Somos los héroes de nuestro tiempo, héroes…

pero bailamos con los demonios de nuestra cabeza,

Somos los héroes de nuestro tiempo, héroes…

 

Los grillos cantan una canción para ti,

no digas una palabra, no hagas ni un ruido,

es la creación de la vida.

 

Hago que los gusanos se conviertan en mariposas,

me levanto y convierto este mundo

en agradecimiento.

Dijo que nunca me aparté de tu lado,

cuando estabas perdido, yo seguí detrás tuyo,

era tus cimientos.

 

Ahora ve a cantarlo como un colibrí,

el himno más grandioso jamás escuchado,

vamos a cantar juntos…

 

Somos los héroes de nuestro tiempo,

pero bailamos con los demonios de nuestra cabeza.

Somos los héroes de nuestro tiempo, héroes,

somos los héroes,

seguimos bailando con los demonios,

tú podrías ser un héroe.

 

Ve a cantarlo como un colibrí,

el himno más grandioso jamás escuchado,

ahora, cantemos juntos…

 

Somos los héroes de nuestro tiempo, héroes,

pero bailamos con los demonios de nuestra cabeza.

Somos los héroes de nuestro tiempo, héroes…

pero bailamos con los demonios de nuestra cabeza.

seguimos bailando con los demonios,

tú podrías ser un héroe.

 

Nosotros somos los héroes.

 

 

 

 

Publicado en Videos | Deja un comentario