Mi familia me ha enseñado

Llevo muchas noches sin dormir pero mi familia me ha enseñado que la amargura la puedes transformar en felicidad si tu quieres, aunque en muchas ocasiones me sienta pequeña y caiga incontables veces tengo la suerte de poder levantarme. Mi actitud ante la diabetes en 24 años ha pasado por varias fases; la he negado, la he odiado, incluso he intentado castigarla adrede pero por fin me he dado cuenta que me seguirá hasta el final, así que he decidido que será mi aliada y compañera.

La vida esta llena de obstáculos que nos hacen superarnos cada día; la diabetes me ha hecho llorar, me ha hecho sufrir pero también me ha enseñado desde muy pequeña a ser una luchadora y una guerrera , gracias a la diabetes he conocido a grandes personas que me contagian de su fortaleza y su optimismo

Así que he llegado a una conclusión; haz que tus sueños sean una realidad..

Begoña J.B. Comunidad Valenciana, 2013

Esta entrada fue publicada en Glicorrelatos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *