Compartiendo sentimientos

image
Ana Llorente
Compartiendo sentimientos

Tras una semana “hectic” desaparecida del grupo, ahora mismo este 111 m llega como un guiño. La Vida es sorprendente.
Queriendo hacer foto d la secuencia d mediciones del día m doy cuenta d q la hora no son las 12:21 sino las 00:21, ¡anda! Ahora entiendo pq no m salen en 15 de marzo… estarán cambiadas todas las medias pq medio día corresponderá al anterior y otro medio al siguiente… Su bomba es “suya”, ella se la maneja y apenas tenemos su derecho a tocarla.
_¿Es q no confíais en mí?
_ Claro q sí, cariño.
Se lo digo al padre q es quien hace con ella las anotaciones cada noche.
_ ¿Dsd cuando estará cambiada la fecha?
_ Una semana… ¡Yo renuncio! hazlo tú, yo no lo sé hacer mejor…
M levanto a escribir. Lo necesito. Pienso en esas recién conocidas estrellas d Noches sin dormir… ¿habrá alguna ahora despierta como yo?.
Necesito sacar d mi mente la sucesión d acontecimientos. Bendito Facebook, bendito grupo. Siento el rollo. Ya aviso d q va a ser largo:

Hoy marcha senderista de 15km x los Puertos d Beceite, entre Teruel y Tarragona. Llevamos soñando semanas con un día d campo entre amigos con niños en plena Naturaleza d almendros florecientes.
8:15, hemos quedado a las 8:30 y Gabi ni ha desayunado ni se ha medido todavía. Inconcebible para mí. Ana, respira…
Claro q hemos remoloneado los tres en la cama pq ha venido con una sonrisa. Su hermano duerme todavía, hoy no nos acompaña, le toca ir solo a ZGZ al partido d baloncesto:
_ “Un abrazo”_ ha dicho.
¿Quién se resiste a eso? Sobre todo cuando nos los tiene racionados, escasos, x su dichosa “irritabilidad” o esa adolescencia q le hace estar distante y d mal genio casi todos los días…

Mientras su padre y yo andamos cogiendo refuerzos d hidratos, sobres d glucosa, otro pinchador, tiras sufucientes, otro recambio para el catéter pq ella no lo ve necesario (los padres: ¿y si se engancha el cable en una zarza del camino?), ella con sus 13 años desayuna.
La marcha comienza a las 9:30, basal temporal del 50% y a las 10:30
_ “paro, q m siento baja”
_ “¿Gabi, q has desayunado?
Resumiendo, tras el interrogatorio q se trata de escabullir: una ración de palitos con pipas.
Manos a la cabeza… Ana, respira.
Se toma un gel d glucosa, pero no tiene hambre
_ “M espero al primer avituallamiento y como con todos”.
Su padre está con ella. Sus amigos la esperan a una distancia prudencial, son todos chicos. Su amiga Elisa al final no ha podido venir.
_ “Es q tú no puedes comprender lo mal q m siento cuando estoy baja”.
Reproche, rabia, sentirse especial, sola,… ¿qué hago? ¿cómo acertar?

En el primer avituallamiento:
_ “Es q no tengo hambre”.
La mami-poli malo le obliga a comerse un mini-bocata d jamón d Teruel de una ración, mientras está apartada con los amigos hablando d las cosas q les preocupan, lógicamnt.
M preocupa q “esta historia”, como yo llamo a vuestra Betty, no sea d esas cosas.

No quiero cansaros. El día ha continuado con una serie d incongruencias, entre rebotes y bajones… El padre siempre la defiende: “es q es tan difícil prever lo q va a suceder en una marcha…”. La madre: “ya, y si además en una actividad d ejercicio intenso no t preparas con hidratos extra o no t vas midiendo más a menudo para no esperar a hacerlo en el consiguiente bajón, más difícil todavía ¿no?”. Poli-bueno, poli-malo. Y ella no dice nada. Un nuevo error, una nueva decepción, un nuevo rechazo a la historia…

En la comida surge la conversación sobre ese proyecto q tenemos varias familias d amigos d hacer el camino de Santiago una semana. Y mientras mi cabeza se pregunta: “¿Así? ¿una semana? Imposible. Tal vez más adelante… Ella necesita ser más responsable”.

Siempre es lo mismo. Quiere demostrar q es capaz d manejarse sola con la historia, recuperar su libertad. Cedemos, la respetamos, le damos oportunidades, pero ella no cumple “las condiciones” del trato. Se salta las responsabilidades q conlleva. Pero la mami es q es muy exigente…:
Yo siempre le he dicho al médico:
_¡Es q ya tiene 13 años!
y él me decía:
_ Es q solo tiene 13 años…

Cuando m acuesto, sale el 111 y sigo soñando con el proyecto…
Ana, respira. Una luz entre tanta tiniebla, como la foto q os comparto.
Estamos aprendiendo. Seguimos aprendiendo.

Reproche, rabia, sentirse especial, sola… Yo tb quiero ser dulce como ella para meterme en su piel y sentir con ella. Pero m toca aprender “desde fuera”, como dice el papi.
Será q soy sencillamente la madre d una adolescente.
Gracias x escuchar.
— me siento incompleta.
Ana Llorente

Esta entrada fue publicada en Convivir con la Betty. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *