Se puede debutar en diabetes a cualquier edad.

Sergio creador de Diabetes a Tiras. Debutó con  28 años. Hoy nos cuenta su complicado debut para ayudar a que nadie tenga que pasar por lo que paso el .
Todo empezó en junio de hace 2 años, con síntomas un poco variados. Dolor d cabeza, malestar, cansancio, pesadez en las piernas…y lo típico de beber mucha agua y orinar mucho. Fui al médico y esto no le decía mucho, lo achacó al estrés, aunque por mi insistencia me mando análisis.
Cada vez estaba peor. El análisis me lo dio para que me lo hicieran la semana siguiente (era verano, la sanidad está como está), y tardarían más de 1 semana más en tener el resultado… pero no sirvió de mucho.
Mientras esperaba los resultados del análisis estaba cada vez peor. Tenía una sequedad bucal brutal, y lo peor es que me costaba mucho beber agua, porque me daba nauseas, al igual que la mayoría de la comida
De hecho, recuerdo que para beber algo, me entraba mejor el zumo por las mañanas, porque el agua me hacía vomitar. Con lo cual, venga, ¡¡azúcar pal cuerpo!! También recuerdo que llegue a masticar cubitos de hielo y así ir tomando algo de agua, por alguna razón eso no me daba nauseas
Total, que volví a ir al médico mientras esperaba el análisis, una cita de urgencias, para comentarle todo esto. Pero no sirvió de nada, volvió a achacarlo a que estaba mal psicológicamente porque había dejado el trabajo (lo cual era absurdo, estaba mejor que nunca mentalmente)
Pero bueno… finalmente llego el día en que prácticamente no me podía mover de la cama, me costaba hasta ir al baño, y tuvieron que llevarme a urgencias. Allí no tuve mucha mejor suerte. Después de varias pruebas casi me mandan para casa
Y eso que yo estaba casi sin consciencia, con la respiración muy acelerada y completamente en la mierda. Gracias a la insistencia de mis familiares, no me largaron, y por suerte no sé cómo, llego una endocrina, me pincho el dedito (cosa que no habían hecho hasta entonces) y voila.
Rápidamente se movilizaron, me encamaron, me pusieron suero, etcétera. Ya que al pareces estuve a punto de entrar en coma. Yo todo este transcurso no lo recuerdo bien, porque apenas estaba consciente. Y es que mientras me tire horas esperando en urgencias…
cuando estaba más consciente, tenía mucha sed, y claro, si bebía agua vomitaba, así que que bebía? Si, lo habéis adivinado, ¡zumo! Yuhu! Esto, creo que no ayudo mucho en mis niveles de azúcar… jeje
Finalmente me estabilizaron, y al poco tiempo ya me encontraba mejor de lo que había estado en semanas, sorprendentemente. Ya me sentía seguro y que al menos, habían encontrado el problema. Lo que no sabía es que el “problema” me acompañaría siempre.
El resto fue unos días en el hospital, recuperándome, de la deshidratación, la cetoacidosis, e intentando adecuarme a mi nueva vida. Había perdido unos 20kg en poco tiempo, y estaba bastante deshidratado.
Finalmente tuve una educadora genial que me enseño mucho en muy poco tiempo, y tengo la suerte de tener un endocrino también magnifico que comprende la enfermedad y sabe usar los tratamientos de hoy día.
Pero se podría haber diagnosticado antes, y no habría sido un debut tan “explosivo” … por casos como este y por otros muchos debuts similares y peores, hicimos la campaña #piensaendiabetes #1tira1vida por el diagnóstico temprano de la enfermedad.

Esta entrada fue publicada en Varios. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.