Pesadilla.

– Pesadilla –

Una escena de vídeo juego, donde solo veo a unos pocos metros delante mío. Voy avanzando, entre dos paredes. Un pasillo que parece sin fin.
La visión parece cerrarse como en un círculo queriendo indicar que a mí personaje le queda poca vida. Fuera de ese círculo, que se va estrechando, la visión es totalmente oscura.
A ratos veo mis pies, avanzando de manera desequilibrada e incómoda. El suelo se desliza por debajo y no tiene fin.
Los sonidos son lejanos e inaudibles. Como si se oyeran voces lejanas que no paran de hablar.
El círculo se estrecha. Los sonidos de hacen borrosos. Ya no veo mis pies, solo ese suelo como si fuera una escalera mecánica infinita. Ya no hay nadie hablando, ningún sonido salvo el de un tambor dando un ritmo similar al de un cortejo fúnebre. El ritmo del tambor se acelera a medida que el suelo parece avanzar más rápido y acercarse de más en más. El círculo se cierra. El tambor acelera. El suelo ya parece no moverse de lo rápido que va. Y esa sensación de calor por dentro y un frío que parece llegar a quemar mi piel. Una paradoja incomprensible. El tambor ralentiza. Mi respiración en adecuación a los latidos del tambor. El círculo casi nulo. El suelo… donde está?
Y como en un vídeo juego de repente se oye alto y claro, una musiquita sarcástica y frente a mis ojos en una pantalla totalmente negra, unas letras en mayúsculas y en amarillo chillón: GAME OVER, tras solo escuchar un “bip”. El “bip” de mi glucómetro, con su pantalla que aparece detrás de esas letras sádicas indicando el valor LOW.

La Pesadilla de una hipoglucemia severa.

Esta escena es la de una pesadilla que a veces hago de manera recurrente desde que debute. Es realmente como la escena de un vídeo juego donde mi vida termina cuando el valor LOW aparece.

Y vosotros, habéis soñado esa temida hipo?

Mélanie

Esta entrada fue publicada en Varios. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.