Llegaste un día.

«llegaste un día, no sé si era de noche o de día.

Silencioso, descalzo, sin olores,
y mientras dormía mi alma, la buscaste a ella,
quizás por ser la más dulce de mis frutos.

Llegaste un día, no sé si de noche o de día.

Ni te sentí, ni te escuché, pero ese día te llevaste mi bien más preciado, te llevaste la inocencia de mi niña.

El día que llegaste, fuera de noche o de día,

Hiciste daño, tanto….., me dejaste sin ropa, con la piel fría, sin llanto, sin suelo.

No llamaste a mi puerta, no pediste permiso, te llevaste la brisa fresca y el aire cálido.

Pero HOY, un año después, querido Dolor, te vigilo, te busco en mis sueños, y advierto que ya tengo piel, que siento el suelo muy firme, y levanto la vista.

Ya no tiemblo y sí peleo.

Ya no me sorprendes porque quizás te espero»

Un año después, sólo deseo hoy celebrar la vida, agradecer la posibilidad de tener tratamiento, Agradecer a sus padrinos, ser sus Grandes Padres, a mis amigos Alsira, Javier, Nines, Natalia, Patricia por ser mi consuelo y mi apoyo, a mi familia de sangre y a mi familia virtual Noches sin Dormir por ser los que jamás me han dejado caer y a Elisa Lopez Calvo por guiarme entre las tinieblas y a todas la mamis dulces y Dulces amigas que nos ayudais a superarnos.

Os queremos.

Os comparto a la guerrera, dos días después de su debut, su cara sus siete KIlos menos y la Águeda de AHORA, la que vuela.

Yolanda Carreiro

Esta entrada fue publicada en Varios. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.