Marta

Yo debuté la primera semana de septiembre de 2003, el día no me acuerdo. Al igual que la mayoría de vosotros (o vuestros hijos) bebía muchísimo y por las noches me despertaba entre 4 o 5 veces para ir al baño. Nunca le presté atención ya que ese verano hizo muchísimo calor y pensaba que era por eso. También perdí peso y me costaba muchísimo hacer de vientre, y tampoco le presté atención ya que como habia cambiado de rutina y estaba siempre por ahí (me pase el verano viajando) pensé que era por eso. El veintitantos de agosto volví a casa y a la rutina, y fue ahí cuando empezó a asomar el cansancio (hasta sacar al perro me costaba, tenía incluso que sentarme a mitad de camino). Comía y al terminar seguía teniendo muchísima hambre. Empezó a dolerme el estómago, así que mi madre empezó a darme pures, verduras hervidas, etc y el dolor y el estreñimiento seguían. Un lunes sobre las 22h mi madre se cansó de la situación y me llevó a urgencias del centro de salud de mi pueblo. Después de explorarme el médico me dijo que tenía gastroenteritis y se me pasaría, mi madre no contenta con lo que le decían insistió y al final la enfermera vino con el glucometro y zas…338.En ese momento me dijeron que podía ser diabética, nos preguntaron que si tenía algun familiar, etc. Con las mismas me subieron a la ambulancia y me llevaron al hospital. La primera noche la pasé fatal, estaba en un box al lado de una señora mayor que estaba bastante malita y apenas le hacian caso y la vía que me pusieron me hacía muchísimo daño, por más que se lo decía a la enfermera ni caso. A la mañana siguiente me subieron a planta, y conocí a mi endocrino. NADA de explicación de las raciones, sólo que me tenía que pinchar, hacer ejercicio, que se acababan los dulces y poco más…ah si,recuerdo que me trajo 200 panfletos donde ponía que me podían amputar una pierna, quedarme ciega ,etc, etc. Después de 5 días en el hospital me mandaron a casa, y la cosa tampoco cambió mucho ya que como no sabía nada de comer por raciones pues era todo a ciegas. Después de pasar una semana en casa me fui a Zaragoza, ya que estudiaba allí y vivía allí con mis tíos. Se me hizo muy duro, y dos meses después terminé volviendo a mi pueblo.
Allí volví con el endocrino que tenía en el hospital y nada, más de lo mismo, nada de citas con la enfermera ni nada. TODO lo que sé es gracias a libros, internet… Hace unos 3-4 años, mi endocrino cambio de hospital (gracias a dios) y todo cambio. Con el anterior endocrino tuve hemos desde 6.6 hasta un 8.6,aunque siempre era entorno al 7-7.5,pero NUNCA proponia cambios,cuando lo tuve 8.6 su respuesta fue…no te preocupes ya lo volverás a tener bien. Hacía (y hago) muchísimo deporte y aún así me costaba muchísimo perder peso y bajar la hemo de 7.  Durante los años que estuve con ese endocrino las cosas si que fueron algo difíciles por que en muchas situaciones no sabía como actúar, pero nunca he dejado de hacer nada por tener diabetes.
Gracias a mi nueva endocrina todo cambio y a bien,hoy en día llevo la bomba y ha sido un gran cambio para mí. A raiz de el curso pre-bomba ahora me lleva otro enfermero y que diferencia,no sólo me explica las cosas sino que me escucha todo lo que le digo y cuando el propone un cambio y yo le digo que no estoy del todo de acuerdo me hace caso!!
En fin esto era sólo para el debut y yo me he extendido bastante más…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *