Mariposas en el estomago

El Efecto mariposa
De pronto se hizo el silencio en clase.
Todos los chavales se arremolinaron en torno al pupitre de Sergio. Él tenía 8 años pero ya sabía hacerse sus propios controles. Sacó el glucómetro de su mochila y lo abrió ante la mirada impaciente de todos.
Se pinchó en uno de sus deditos, salió la gotita de sangre y la depositó con destreza sobre la tira reactiva.
Pasaron solo 5 segundos y toda la clase comenzó a chillar.
Sergio había sacado un 111. Alex comenzó a saltar, Paula se abrazó a él, pero de pronto la seño Luisa pidió la atención de todos los alumnos.
En una de las ventanas de clase había una mariposa azul intentando entrar. Batía sus alas sobre el cristal. Luisa abrió la ventana y la mariposa azul voló hasta el dedo de Mario y limpió su gotita de sangre…
La mariposa azul había estado escondida en una caja de zapatos desde el 11 de abril, pero el inicio del verano se acercaba y había salido de su caja para premiar al primer 111 del verano. — con Maria Luz Carrasco Cordero y Mons Granados Molina.
image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image
image

Esta entrada fue publicada en Convivir con la Betty. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *