Mariló

Bueno intentaré contar el debut de mi dulce guerrero Francis. Aunque esto de expresarme por escrito no es lo mio.
Era la última semana de Julio del 2000. Mi hijo cumplía su primer añito el 5 de agosto. Yo hacía un par de semanas que había comenzado a trabajar y empezé a notar comportamientos raros en Francis.                                                                                               Es un niño muy risueño, pero empezó a pasar de las risas al llanto más desconsolado. De estar corriendo a tirarse al suelo o al sofá. Los pañales de noche se los quitaba completamente llenos. Dos y hasta tres veces en la noche los tenía que cambiar, e incluso llegaban a calar y mojar la cunita. Yo entraba al trabajo a las siete, así que lo dejaba con la abuela. Ella al decirle lo del pipí me dijo que bebía mucha agua. A todo esto a mi hijo se le empezó a notar algo la pérdida de peso.  Algo en mi interior me decía que había un problema. En los primeros días pensé que era el yo haber empezado a trabajar pero… Cogí cita con la pediatra . No pude ir yo , me dió cosa con solo dos semanas pedir el día y fueron la abuela y la tía. Cuando llamé me dijeron que no me preocupase,  que le iban hacer unos análisis. Eso fue un lunes. Tendría que esperar los resultados pero yo veía que mi hijo cada vez estaba más delgado asi que me fuí al materno. Ayyyy el pediatra que vió a mi hijo nos comentó que con la calor que hacía y los dientes…que esperase a que su pediatra lo viese, estaba de vacaciones y el que lo vió en el ambulatorio era una sustituta. Bueno nos fuimos a casa y yo me decía a mi misma que eran los dientes.
Al llegar a casa se puso a llorar y comenzó a vomitar. Cogi a mi hijo y me fui a un pediatra privado. Eso fue el sábado. El pediatra era muy mayor me veía a mi de pequeña , Dr. Casa Casares. Nada ver a mi hijo me dijo que el niño podia tener azúcar o infección de orina y nos dió un papelito para que fuesemos a una clinica a que le realizasen unas pruebas. Fuimos a varias clinicas y todas me decian el lunes, pásese el lunes. Hoy no lo entiendo. Recuerdo que le dije a mi marido que como iba a tener azúcar un niño tan pequeño. El lunes llame al trabajo no iba, tenia que llevar a mi hijo al pediatra. Me plante en el ambulatorio y hable con la dra. Le dije que mi suegra había estado hacía una semana y le habían hecho unos análisis. Y queria saber los resultados . Le conté mi calvario y que mi hijo en pocos días había perdido casi 4kg. Llamó al clinico:  eran negativos. Negativo infección de orina. Así que cuando pidio el glúcometro y yo vi lo que era la otra pruebecita…. Mi hijo tenia 587 . De inmediato me mandaron al materno. Mi hijo estuvo en cuidados intensivos un par de dias. Pinchazos, tubos…sin parar de llorar y pidiendome brazos y yo sin poder tocarle. Cuando por fin nos pasaron a la habitación mi hijo tenía sus ojitos tan hinchados de llorar que no los podia abrir y durmió en mis brazos los primeros días.                                                         Hasta que comprendió que no me iba y que estaba a su lado. Quince días pasamos allí. Jamás hasta ese momento había escuchado que los niños pudiesen tener diabetes. Salimos en feria y me juré a mi misma que la diabetes no sería un impedimento para nada en la vida de mi hijo. Hoy sigue siendo ese niño alegre y risueño con ángel y todo un deportista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *