Mariajo

Hace casi seis años.,

Javier empezó a adelgazar mucho, en el fútbol empecé a ver que no corría lo de siempre y siempre estaba cansado. Un domingo se fue con su padre y con su hermano a ver un partido de basket y a la vuelta mi marido me comentó que el bus tuvo que parar dos veces porque se hacía pis y no se podía aguantar. No sé porque se me encendió una lucecita y cojí un glucómetro de mi suegro y le mire el azúcar:  350,  llamé al centro de salud y me dijeron que me fuera directamente para urgencias. Me dejé a mi otro hijo sólo comiendo y le dije,  dile a papá cuando venga de trabajar que se vaya par al hospital. Lo demás. ..ya lo sabéis. ..agujas. ..hidratos. ..comidas y vuelta a casa con un miedo tremendo de no hacerlo bien. Al día siguiente reunión con todos los profes de mi hijo. ..y ahí me derrumbe. ..todavía me acuerdo y me da vergüenza. … se portaron genial conmigo… Me lo pusieron muy fácil. ..durante dos meses iba todos los días a media mañana al Chile a controlarlo a media mañana. ..y los entrenamientos de fútbol me quedaba por allí cerca por si le pasaba algo. ..fue un año malísimo pero tenía muy claro que no iba a dejar que mi hijo fuera diferente por tener esta enfermedad. Desde el primer momento hace lo que los demás. ..eso si…los nervios son míos el tan tranquilo pero sé que es un chico feliz y esa es mi recompensa. …de su futuro. ..Dios dirá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *