Los Ángeles de la guarda existen. Son los dt3.

Siempre he dicho que detrás del éxito de los dt1 hay el apoyo incondicional de los dt3. Hoy, además, quiero agradecer a Jose por partida doble su implicación y responsabilidad con mi diabetes.
En dos semanas es mi cumpleaños y me ha regalado, sin yo saberlo, el pinchador indoloro de Genteel. Siempre que  Reflexiones de un jedi azucarado, publica novedades, lo vemos en casa juntos, como en otras familias ven los deportes!!!! Y como vio mi entusiasmo decidió investigar por libre y comprarlo.
Esta mañana me he despertado con un bajón terrible, con el lado izquierdo paralizado y totalmente out. No se lo que ha pasado y no tengo una explicación al respecto porque una hora antes que Martí se ha despertado mi glucemia estaba bien. Y Jose, otra vez, ha reaccionado como un campeón, sin perder la calma, y hemos remontado juntos. Como siempre, juntos.

Rosa Vidal

Esta entrada fue publicada en Convivir con la Betty. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *