La diabetes llega a los Reyes Magos

A/A todos vosotros/as:

Por Rosario Marín @ChariMD

28447-NXLDOLÉrase una vez, una niña a la que le encantaban los Reyes Magos. Se pasaba todo el año esperando a que llegara ese día, el más feliz para ella, porque era cuando esos “tres gorditos barbudos” llegados del lejano Oriente le traían sus regalitos que con tanto esfuerzo se ganaba. Cada 5 de Enero, esa niña salía a la calle rodeada por sus amiguitos y familiares para ver las carrozas de la ilusión y, por supuesto, coger caramelitos y chucherías, algo con lo que disfrutaba especialmente. Pero esa niña, un buen día, sin saber por qué ni cómo fue diagnosticada de diabetes y, aunque su vida ha seguido siendo preciosa y bonita igualmente, desde ese momento algunas de sus rutinas y costumbres más preciadas tuvieron forzosamente que cambiar. Desde entonces, esas golosinas que repartían los Reyes ya dejaron de gustarle tanto.
– Pero… ¿por qué ya no quieres ver las carrozas y llenar la bolsita de caramelos como hacíamos antes?, le preguntaba su mejor amiga.
– La niña, con la inocencia que da la edad pero con la mentalidad responsable de a quién se le pide que debe cuidar su diabetes, le respondía: “Yo ya no puedo comer y disfrutar de esas comidas como todos vosotros porque no me viene bien. Sólo puedo hacerlo en
ocasiones muy excepcionales, pero no siempre. Además, los Reyes tiran muchos caramelos que tienen mucha azúcar y me suben muy rápido la glucosa en sangre, y mis papás y los doctores me han dicho que eso puede dañar mi cuerpo y yo quiere encontrarme bien”.
Poco a poco, esa niña ha ido creciendo y ha ido entendiendo que esas chuches comestibles las puede sustituir por otras cosas más valiosas y que no se comen, pero no por ello de vez en cuando, le gusta darse un caprichito y, especialmente, en un día tan bonito y señalado como es el de los Reyes Magos. Pero este año todo será diferente para esa niña y para los que, como ella, padecen diabetes, al menos en nuestro bonito pueblo de Morón de la Frontera. Será distinto porque nuestro rey Baltasar, sí justo el negrito que más le gusta a los niños, es diabético también y sabe, porque lo ha vivido en su propia piel, cómo hacer feliz a esos niños que viven con diabetes y que suman decenas, cientos, miles y millones en todo el mundo.

Para ello, en esta ocasión y por primera vez en la historia de las Cabalgatas de nuestra localidad, Baltasar lanzará desde su carroza real golosinas, caramelos, galletas y todo tipo de productos sin azúcares y bajos en hidratos de carbono, compatibles con los hábitos alimentarios saludables que cualquier persona debe llevar, pero que en el caso de una persona con diabetes son de obligado cumplimento.
Con este gesto desde ADIMO, la Asociación de Diabéticos de Morón y su Comarca que encarnará al Rey Baltasar, queremos dar un pasito más (que puede parecer pequeño pero que es tremendamente importante), en la `normalización de nuestra condición de vida’. Aunque a día de hoy la diabetes es una enfermedad incurable, nuestro mensaje siempre es POSITIVO porque CON diabetes se puede, SÍ se puede disfrutar de todo (de las fiestas,
de las comidas, de la vida) pero hay que saber cómo hacerlo. Esta acción que va a llevar a cabo ADIMO supone un mayor coste económico y, desde nuestra Asociación, pedimos a todas la empresas, colectivos, particulares, anónimos, públicos, conocidos, familiares, allegados, de nuestro pueblo, de nuestra provincia, de Andalucía, de España o del mundo
entero que, por favor, colabore con nosotros porque la sonrisa y el sentimiento de normalidad e integración de un niño con diabetes, al menos por un día, no tiene precio.

Millones de gracias y abrazos. ¡Contamos contigo!
Número de cuenta: ES 10-2100-8098-27-2200108917
Teléfono: 955852162 o 626700282
Correo: asociacionadimo@gmail.com

Esta entrada fue publicada en Varios y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La diabetes llega a los Reyes Magos

  1. Gina Bazán dijo:

    Hermoso, exactamente, no necesitamos endulzar la vida, nosotros mismos somos quienes hacemos momentos de paz y fuerza en nuestras vidas.
    Nuestras vidas siempre serán dulces, por nuestra condición y porque es y será mejor así para todo el que quiera vivir bien, sanamente tanto en lo emocional como en todo!.
    Tengo un DULCE LUCHADOR en casa, y muchos dulces luchadores de Adina Perú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *