Candy

Hola a todos,

Soy la mamá de Laura una guerrera de 5 años que debutó con 3 añitos….os cuento el debut de mi pequeñita.

Lla verdad que fue muy confuso todo, porque a ella la pillamos por los pelos, ni pérdida de peso, ni bebía más…lo único que ahora pensando se puede deducir como síntoma es que se orinaba de vez en cuando en la cama, lo que pasa que como justo había empezado el cole, pues pensé que quizás se orinaba en la cama los días que  había estado más nerviosa, puesto que era a lo mejor una vez cada 15 días…
Bueno veréis, ella tuvo fiebre la tarde del 14 de noviembre, con lo cual al día siguiente la llevé a la pediatra, me dió mala espina que tuviera fiebre sin síntoma de resfriado ni nada, bueno la pediatra la miró y al no tener ni mocos ni nada decidió hacerla una analítica de orina, en la que dio una pequeña infección más azúcar, la ATS enseguida se alarmó y volvió a repetir la tira, fue a por otra a la consulta de la pediatra de al lado, y volvió a dar azúcar…la hizo la prueba en sangre (hay fue su primer pinchazito en el dedo…) y dio 256, decidieron no alarmarse y pensar que pudieran estar los valores elevados debido a la infección, ese día la mandaron un antibiótico para la infección y para casa…                            Al día siguiente la hicimos una analítica de sangre, la volvieron a pinchar en el dedito, y esta vez en ayunas 80, todo normal. Nos aconsejaron tranquilidad porque podría haber sido un hecho aislado..a los 4 días me llamó la ATS para darme los resultados de la analítica y todo normal, así que todos tranquilos, el susto había pasado (que ilusos…)
El día 22 de noviembre volvimos al centro de salud, ya hacía una semana  de todo aquello y debían repetirla la analítica de orina, ya estaba bien, nada de infección, pero … el azúcar había vuelto, otra vez a probar con varias tiras y en todas daba lo mismo, otra vez la pincharon en el dedito y 280…la pediatra me envió a casa , no sé, no entendia nada, no entendía que la ATS estuviera tan nerviosa y la pediatra tan tranquila..me dijo que sobre la una volviera que tenia que hacer unas llamadas, volví cuando me dijo y sin más me dió un informe en el que ponía se solicita valoración en urgencias y ala para el hospital, la pregunté que pasaba y nada, sólo me dijo, nada madre tu tranquila… ¡¡¡¡TRANQUILAAAAA!!!! PERO SI NO SABIA A QUE IBA, QUE PODIA PASARLA A MI HIJA….QUE ERA LO QUE ESTABA SUCEDIENDO…lo que me tranquilizaba era que mi hija estaba como siempre,la miraba y la veía igual, la misma sonrisa la misma mirada…todo igual…
Nos fuimos a Cáceres con todo el susto, los nervios, pero aguantando el tirón para que la niña no notara nada raro, llegamos y enseguida la metieron para dentro, la sacaron sangre y la pusieron una via, yo preguntaba ¿una vía? ?¿para que una vía?¿Que pasa?, y al final ya llegó una pediatra super simpática que nos explicó todo, la niña podría presentar un cuadro diabético, pero no se sabía muy bien aún…os podeis imaginar como estábamos, nosotros hechos polvo y la niña sin saber que pasaba, solo decía, que hacemos aquí, si no me duele nada , y yo estoy bien, no me veis… nos ingresaron, 5 días, 5 días de llantos, de incertidumbre, pruebas por aquí, pruebas por allá, el primer día la niña con valores de 200 a 280, pero los siguientes días en 80, 60, incluso 40 …….el endocrino que nos ha tocado es muy buen médico y muy buena persona, nos hizo ver las cosas claras y estaba en todo momento para cualquier pregunta, nos confirmó que Laura era diabética, pero que no iba tener insulina debido a los controles que tenía, no necesitaría insulina, pero entonces ¿era o no diabética?  Todo volvía a ser raro, él nos confirmó que sí, que diabética era, pero era una fase tan tan incial de la diabetes que aún no había empezado a demostrarlo, … nos fuimos para casa tan solo con el glucometro y retirada de azúcares… aquí en casa cada vez que tenía que hacerse un control era una feria… llantos llantos y más llantos…pero a ver, era normal, tenía 3 años y ¿a quién le gusta que estén pinchándole antes y después de las comidas…?.. Así pasamos un año, hasta que los valores de Laura empezaron a subir y el endocrino nos hizo un ingreso programado para el 14 de septiembre de 2012 y así empezar con la educación diabetológica y las pautas de insulina, 15 días en el hospital hasta q nos enteramos bien de todo y la dejamos la insulina ajustada a sus necesidades y hasta que mi preciosa niña comprendió que ha de comer todo lo que la decíamos, porque hay que añadir que Laura era muy mala comedora (YA NO)… estuvimos muy bien, todo el personal sanitario super amable con todos y el endocrino… una maravilla de hombre, de persona y de médico, estuvo y está para todo, cualquier duda te la resuelve y si esta enferma se preocupa en llamar para ver como va la chica!!…
Ya llevamos un año con insulina y debo decir que Laura esta hecha una campeona ya se hace los controles solita, con 5 añitos y es super responsable con su enfermedad, no come nada sin preguntarme antes y no se pilla ningún berrinche si la digo que no a algo, asi que desde aquí un aplauso para mi dulce guerrera!!!!

A los papás nuevos… nunca se deja de aprender con esta Betty, pero no os acobardéis ante ella, plantarle cara y a tirar del carro, que no pueda con vosotros, hay situaciones en las que te ves sin fuerzas, pero por nuestros pequeños hemos de sacarlas y afrontar los retos que nos pone la dichosa Betty. ¡¡Ánimo que sí se puede!!!

GRACIAS!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *