Pili

Hola chic@s,voy a intentar explicar sin llorar porque todo fue un poco fuerte.                     Era mediados de septiembre cuando empecé a notar delgadez y otros síntomas a mi hijo Jesús de 14 años. Le llevé al médico, pero no echaban cuenta, decían que  estaría desarrollando. Se hizo pipí incluso durmiendo, yo no entendía nada. Estaba embaraza de mi segunda hija Paula a punto de dar a luz. 27 de septiembre: nace mi hija a las seis de la tarde mediante cesárea programada y esa misma noche ingresa Jesús  con cetoacidosis. Mi.familia suplicó a los médicos que le pusieran en mi habitacion aunque fuese planta de maternidad. Mi hermana decia al médico o lo ponéis con su madre o mi hermana se muere de pena, por que claro…..me tenían prohibido levantarme por la cesárea.

Miraba hacia un lado y veía a mi hijo lleno de máquinas… miraba hacia otro y veía a mi niña con su ombligo aún colgando .Me daban sedantes pero os puedo decir que sedada y con mi vientre lleno de puntos salte de la cama en contra de todo el mundo para cuidar de los dos pero sobre todo de Jesús que era el que más me necesitaba. Lo que vino después en casa os lo podéis imaginar……todo un caos y mucha pena pero voy a terminar diciendo que…..Mi hijo tiene 17 años ahora, es feliz, su glucosa va bien, tiene su novia, aprueba todo en el instituto etc….etc….Un duro golpe pero que no hemos permitido que derrumbe nuestros sueños ,sobre todo los de Jesús . Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *