Miguel

Con 17 años conocí a mi esposa y tenemos dos hijos estupendos José Miguel e Iván. He trabajado casi toda mi vida en el transporte por carretera y después de vivir, casi toda mi vida en Cataluña me trasladé con mi familia a Córdoba, ese mismo año mi hijo José Miguel cayó enfermo.

Como leí no hace mucho a otra persona unos reyes magos se adelantaron a la fecha y le regalaron una maleta para cargarla durante toda su vida el día 23/12/2003.  Mi hijo ingresó en estado comatoso, con todas las posibles consecuencias que eso podía acarrear. El día anterior no le detectaron nada en el centro médico donde lo llevé de urgencias. Y esa misma noche mi hijo se despertó y nos llamó preocupado por que se hizo pipí en la cama, desde antes de los dos añitos no se lo hacía en la cama y preguntó si eso es lo que pasaba antes de morirse. A nosotros se nos cayó el mundo encima, después de 4 días en la UCI y “gracias” a que anteriormente mi hijo ya había pasado por una mala experiencia y le enseñemos a relajarse en momentos de estrés (de pequeño estando de vacaciones se puso malo con dolor de oído y al mirarle el oído le infectaron un hongo que sólo tienen personas adultas y tras una hospitalización -de ahí la primera pista para su diabetes ya que en mi familia y en la de mi esposa no hay ningún antecedente de diabetes). Con todo esto fueron unos días muy difíciles, mi esposa no salió del hospital ni a tomar el aire en los 4 días. Después de salir del peligro, ya que el diagnóstico que nos dieron no era muy alentador (nada más ingresar nos dijeron que podía fallecer, que podían quedarle secuelas y en el mejor de los caso que saliera del coma sin dañar el cerebro) lo pasaron a planta y el día 31 después de un curso súper intensivo para que mi hijo no pasara el fin de año hospitalizado, le dieron el alta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *