He perdido la cuenta

Llevo muchas noches sin dormir , tantas que he perdido la cuenta. Bueno la verdad es que no las cuento. Podría calcularlas pero….esas noches no solo me han traído desvelos sino también tiempo para lecturas llenas de sueños, labores , manualidades (me encanta y siempre estoy ideando algo) pero también dulzura y risas bajitas. Dulzura cuando entro en la habitación de mis hijos , para repetir la prueba, y los miro. Parecen ángeles. Aunque Francis ya es un hombrecito será siempre mi niño. Y risas, traviesas y malas cuando le doy el zumo y se lo quito una y otra vez. Me hace gracia como lo sigue con su boca de piñón. Pero que mala malísima. Esas son mis noches a veces más animadas otras con miedo pero ahora se que no estoy sola. Detrás de un pequeño aparatito llamado móvil sé que hay otra estrella de la noche compartiendo conmigo sus desvelos.

Marilo Paniagua Ruiz Andalucia, 2013

 

Esta entrada fue publicada en Glicorrelatos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *