Elo

Hola!

Pues yo debuté hace mucho, concretamente 26 años, tenía yo 17… Ups, creo que ya he dicho mi edad jajaja… El caso es que era época de carnavales, exámenes y locuras y de repente empecé con los síntomas que todos conocemos, mucha agua, mucho pis, pérdida de peso, me quedé en 47 kg cuando siempre he sido una niña gordita. Mi madre empezó a decirle a mi padre que a la niña le pasaba algo, que no era normal estar tan delgada y patatín y patatán,  fuimos al médico y me mandaron a hacer un análisis. No sé cuanto de azúcar tenía, creo que mi madre me dijo algo de trescientos y pico no sé, sólo sé que llegué a casa del instituto y mi madre me dijo que había que ir el hospital al endocrino y que no tomara nada de azúcar, y justo ese día me había zampado dos cornetos, los últimos durante bastante tiempo…. La suerte que tuve? Pues nunca estuve ingresada, no fue un debut agresivo, simplemente me marcaron las pautas a seguir con los alimentos y la insulina. Ese día regrese a casa con mi padre conduciendo y yo con una enorme bolsa llena de jeringuillas y bromeando con mi padre que si nos paraba la policía que le íbamos a contar al llevar tantas jeringuillas jajajaja.   Al principio me pinchaba mi padre, yo no era capaz me daba miedo pero al cabo de semanas empecé a hacerlo yo y empecé a ser autosuficiente. Y llegaron los bolis!!! Me parecieron lo mejor del mundo, más cómodo que un vial y una jeringuilla y hace unos 5 años me pusieron la bomba y ya no la cambio por nada jajaja…. Sólo aceptaría cambiarla por la cura definitiva pero creo que por eso habrá que esperar un poco más…. Sigo siendo afortunada, nunca he ingresado por problemas con el azúcar, no existe ninguna complicación derivada de la diabetes y encima conseguí ser madre, mi mayor ilusión…. Que más se puede pedir? No me gusta tener diabetes, pero entre todo lo que hay me quedo con ella jajaja…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *