El pirata

– Llevo noches sin dormir – ¿Y eso porqué, Pirata?

– Porque haces mucho ruido. Oigo tus sueños, mamá
– Los sueños son silenciosos, pequeño Pirata
Se levantó del sillón, y se acercó a la ventana. Desde allí, sin mirarme, dijo:

-Sueñas con una cura que nunca llega, hablas de intereses, de personas que hacen negocio con la diabetes, de impotencia….

Se giró, me miró con sus enormes ojos:

– Luego oigo tu despertador, y vienes a hacerme una glucemia. Yo me hago el dormido y le pido al duende que esté bien. Lo que no entiendo es porqué después pones la radio

– La pongo para que se vayan las ideas de mi cabeza. Así su voz, como una nana, me hace dormir.

-Sí, a mí también me hace dormir. Y entonces yo también sueño. -¿Y tú con qué sueñas, pequeño Pirata?
Me miró, y con la sonrisa más bonita del mundo me dijo: -Mamá, yo siempre sueño con el mar

Carmen Fernández Castilla y León, 2013 6

Esta entrada fue publicada en Glicorrelatos. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El pirata

  1. Rosa dijo:

    Que bonito, me ha gustado mucho, será que estoy de lágrima fácil pero reflejas perfectamente los sueños de mamá e hijo, y estoy convencida que es así en todos los casos, nosotras vivimos para la diabetes y ellos viven para ser felices.

  2. Elda dijo:

    ¡Qué bonito Carmen!

  3. Marilo dijo:

    ¡Precioso!

  4. Chari dijo:

    Me ha encantado..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *