El descanso de mi guerrero

Llevo muchas noches sin dormir, velando el sueño de mi pequeño y dulce guerrero.

He tenido tiempo hasta el amanecer de cualquier día, para preguntarme porque mi niño tiene que ir a la guerra, si solo está obligado a jugar y ser feliz… No sé porque fue llamado, pero le acompañaré, él es un valiente y yo aprenderé de él. Está luchando con armas que no sabía manejar y aun así está saliendo airoso de cada batalla.

El final es incierto, pero evitaremos los daños colaterales, seremos sorprendidos a traición muchas veces pero estaremos preparados para ello.

Cuando llegue la hora del descanso de mi guerrero, yo velaré sus sueños para que sean reparadores.

No temas mi dulce guerrero, esto se ha de acabar algún día, serás el vencedor en esta dulce guerra, mientras tanto, no puedes bajar la guardia.

Amanece, abre sus ojos inocentes y me sonríe…otra vez salió el sol.

Cristina González Sánchez Madrid, 2013

24-04-2014

“Pensamientos”

Esta entrada fue publicada en Glicorrelatos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *