Difícil de olvidar

image
Creo que nunca olvidare ese 24 de enero del 2010, puede que tú no lo recuerdes, eras tan pequeño (dos años)… Yo recuerdo cada minuto de ese día, todo lo que sucedió hasta que nos trasladaron a una habitación y entre en una “nube”, no entendía bien tanta información, tanto revuelo, tanta preocupación, no entendía muy bien lo que estaba pasando… desde bien chiquitín me diste una gran lección de tranquilidad y valentía, o quizás no tenias fuerzas para revelarte ante tantos pinchazos… se me hace un nudo en la garganta solo de recordarlo, como no me di cuenta antes?, como esperamos tanto?, yo no tenia ni idea pero y los médicos que te trataban desde finales de octubre por tu cansancio y dolor de piernas, después vino tu perdida de peso, con el buen apetito que tenias!! Y poco a poco iban apareciendo mas síntomas, mucha sed y mucho pipí, ardías pero no tenias fiebre, no podías con tu cuerpecito, siempre llorando (sin saber porque) o durmiendo y ya empezaron los vómitos. “Tiene gastroenteritis” me dijo el doctor (por llamarle de alguna manera) de urgencias, “dale aquarius”…. pues nada venga azúcar para su organismo, nos fuimos al hospital con esas manchas rojas en tu piel, tu último síntoma, la doctora que nos atendió apenas escuchaba lo que estaba explicando, me interrumpió y me pidió el volante centro de atención primaria ( que yo no llevaba… afortunadamente había otra doctora cogiendo material y se giro y me dijo que le enseñáramos las manchas e inmediatamente nos traslado a una habitación, te hicieron tres veces la prueba de glucosa que daba HI, algo

pintaba mal. Me dijo que te harían un análisis en sangre pq tenias el azúcar muy alto y la explique que ya te habían hecho tres analíticas y ninguna llegaba a laboratorio, un enfermero espero en la puerta y voló con tu sangre y comienzo nuestro camino junto a ”tia Beti”.
Ingresaste con 853, cetoacedosis y una hemo de 10.1, aún así nunca perdiste la sonrisa y regalabas amor, eras todo ternura. Pronto entendí pq siempre fuiste tan dulce, tan fuerte y tan especial, venias preparado para una vida de lucha!!!
Aquellos días también aprendí que apesar de todo LA VIDA ES BELLA, te seguía teniendo a mi lado y teníamos a tu hermana de 11 meses esperándonos en casa con papá y demás familia, eramos afortunados porque podíamos seguir nuestro camino con una vida “normal”. Compartimos días y momentos con personas que lo tenían más complicado, y de ellos también aprendimos …
Ahora te miro con 8 años ya y aun sigo viendo esa sonrisa dulce y hermosa….
Cari Herrador

Esta entrada fue publicada en Mi debut. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *