Como un ratoncito

image

Cómo un ratoncito asustado; así me sentí hace dos años cuando una amable enfermera desplegó delante de mí un glucómetro, un montón de agujas, un par de bolis de insulina y me enseño a pincharme. Según me iban explicando en que consistía esta enfermedad, yo sólo quería meterte en una madriguera confortable, hibernar y despertar en primavera de ese mal sueño.
Pero no, no era un sueño ni algo temporal; es una lacra que irá siempre conmigo. Por eso, de vez en cuando, me vuelvo a sentir como aquél ratoncillo y me cobijo en mi madriguera. Afortunadamente, cuando salgo casi siempre hace sol fuera.

Sonia Rodriguez

Esta entrada fue publicada en Varios. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *