Belinda

Bueno empezamos,

Darío tenía 22 meses cuando debutó,  era 6 septiembre del 2012, llevaba un par de semanas muy decaído, sólo quería dormir, bebía mucha agua incluso en ayunas recien levantado, en vez de pedirme la leche me pedía agua, hacía mucho pipí, en la noche tenía que cambiarle el pañal varias veces y aun así amanecía con la cuna mojada, sabía que algo no iba bien, eso no era normal, mi marido y yo lo llevamos a un pediatra de pago y su diagnóstico fue placas en la garganta, total dalsy y si en un par de días no mejoraba que lo volvieramos a llevar, pero al dia siguiente Darío estaba peor.                                                  Ya no comía y quería vomitar, pero no podia. Le salía como sangre, entonces llamé a mi marido al trabajo y le dije que se viniera que ibamos a urgencias con el niño que estaba peor, al llegar a urgencias me quitaron a Darío de los brazos y se lo llevaron corriendo sin decirme nada, en menos de 10 minutos vino a hablarnos el pediatra, empezó a hacernos preguntas. Cuando terminó nos dijo que el niño tenía azúcar, ¿azúcar? respondimos nosotros, sí, el glucometro no daba el resultado le hemos echo unos analisis a ver que tal, resultaldo 633, iba deshidratado, tenían que hidratarlo y empezar con insulina el problema que no le encontraban venas y venga pinchazos y nada, al final le pusieron la vía en el hueso de la rodilla y le pudieron encontrar una vena para la insulina, toda la noche con la vía y a las 6 de la mañana la rodilla no podía más de tanto líquido y empezó a soltar líquido, resultado llamaron al materno de Málaga y se llevaron Darío en una uvi, como le tuvieron que quitar la via de la rodilla se la tuvieron que poner en la femoral, estuvo 1 semana ingresado y para casa y desde ahí hasta el día de hoy, como ya sabías todo lo relacionado, insulinas, hidratos, bajadas, subidas en fin ya pasó y ahora a salir palante!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *