Vivir con la Betty

Eduardo González Tombo
Dos años…
DIA: 16/01/2013 – hora 22.30 (aprox)
Hay momentos que a uno se le quedan grabados a fuego en su memoria…
Dos años…
Desde hace días ronda, intensamente, en mi cabeza de nuevo esta fecha (… para ser sinceros nunca se irá mi mente!) Y es que el tiempo, que todo lo cura… (ejém, ejém), pasa inexorable para todos. Somos mas viejos, algunos mas sabios y otros seguimos igual de pallasetes (…¿Cuándo te sentará la cabeza? – mi madre, dixit!!!). Lo cierto es que las rutinas del dia a dia llenan cuasi todo el espacio-tiempo en nuestras vidas…. Pinchazo, calculo de bolo, insulina, comida, juegos, cole, pinchazo, actividades, mas pinchazos, mas insulina, mas siéntate un poco que estas bajito, mas joder pa la betti que se nos dispara la hijaputa, mas …… (que contaros que no sepáis…!!!).
Dos años…..
Es curioso como todo va encajando en nuestras vidas, incluso en la del canijo. Ya habla de raciones el tío (y ni puta idea de lo que dice, claro…) pero queda como un señor cuando alguien le ofrece una galleta y le dice que son muchas raciones… jajaja la cara de su interlocutor es para colgarla en Instagran!!!! Ahora se ha hecho un experto robacomida (siguiendo las andanzas de Swiper “no robes” – a los no iniciados recomiendo ver Dora la Exploradora-) Menos mal que para el, robar comida es escapar con un trocito de queso o un trocito de galleta o chocolate… (susto en la siguiente medición!!!).
Dos años…
Miras atrás, ves todo lo que ha ocurrido, ves a tu gente, a tus amigos (físicos y digitales), los días de nervios, las noches sin dormir… (¡¡¡¡NOCHES SIN DORMIR!!!!) y todo se hace mas llevadero. Ves risas, ves juegos, ves llantos y piensas que después de todo, la pesadilla de la Betty es menos pesadilla si lo asimilas y la haces partícipe de tu día a día. Tiene sus puntazos: …bajadas inexplicables, subidas misteriosas, días planos, días que parecen la etapa reina del Tour de Francia… pero por mucho que quiera, no deja de ser solamente la cabrona “tia betty”.
Dos años…
Miras adelante, ves a tu gente, a tus amigos (los de siempre y los futuros), los dias inquietos, las noches sin dormir… ves SUEÑOS, ILUSIÓN, ESPERANZA, ANHELO…
Dos años…
730 días y sus noches, 730 batallas ganadas a la diabetes, 730 millones de gracias a todos aquellos que de una u otra forma han participado en esas batallas, 730 millones de besos y abrazos a todos vosotros que hacéis un pequeño hueco en vuestras vidas y dedicáis unos minutos a leer este pequeño homenaje a mi dulce guerrero.
Dos años…
Me gusta ·

 

Escribe un comentario…

Esta entrada fue publicada en Convivir con la Betty. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Vivir con la Betty

  1. marta bugeda dijo:

    Me a encantado como lo as narrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *